Publicidad

RSS Fiscalidad y Contabilidad

Fiscalidad y Contabilidad: ¿Por qué los autónomos cobran una pensión mucho más baja que los asalariados?.¿Compensa cotizar por cese de...

¿Por qué los autónomos cobran una pensión mucho más baja que los asalariados?

1 Comentario
¿Por qué los autónomos cobran una pensión mucho más baja que los asalariados?

Es una realidad que los trabajadores autónomos sufren en sus carnes las visicitudes de un sistema de Seguridad Social que les perjudica en relación a otros colectivos, especialmente si lo comparamos con los asalariados. Las coberturas a las que pueden acceder son menores y la pensión de jubilación media es bastante menor, lo cual pone de manifiesto que el sistema se ceba con este colectivo.

De hecho, datos de la Seguridad Social correspondientes a 2015, los trabajadores autónomos jubilados cobraban, de media, 691,49 euros al mes, una cuantía 335 euros inferior a la que percibían los jubilados del Régimen General, que cobraron una pensión media de 1.026,66 euros mensuales. En total, cerca de un 33% menos.

Pero, ¿por qué la pensión de jubilación es más baja en los autónomos que en otros pensionistas? La respuesta fácil es que los autónomos tienen bases de cotización más bajas, pues hasta el 86% de estos trabajadores cotizan por la base mínima, establecida en julio de 2016 en casi 919,80 euros para los que cotizan a través del RETA y en 1.152,80 euros para los autónomos societarios.

El problema real se encuentra en aquellos autónomos que están más cerca de la edad de jubilación, pues es en este momento cuando se comienza a devengar la cuantía de la pensión de forma efectiva. De hecho, casi el 70% de los trabajadores autónomos mayores de 55 años todavía cotizan por la base mínima y, por tanto, la prestación que les quedará en el momento de la jubilación también se acercará a la pensión contributiva mínima.

Dado que las bases de cotización de los trabajadores asalariados se acercan más al salario bruto explica por qué, en el momento de la jubilación, el poder adquisitivo de los trabajadores asalariados no se ve tan mermado, al menos en la misma medida que el de los trabajadores autónomos. Pero, además, el hecho de que se cuenten siempre los 15 últimos años de la vida laboral del trabajador (que pasarán a ser 25 a partir de 2027), explica por qué los trabajadores autónomos se jubilan más tarde, pues tienen más dificultades para cotizar durante más tiempo.

El problema, sin embargo, no tiene visos de mejora. La ley de autónomos todavía se encuentra en pleno proceso de aprobación parlamentaria y, aunque ya se comienza a vislumbrar una posible entrada en vigor, ha dejado fuera una de las demandas más recurrentes de los trabajadores autónomos: que las bases de cotización se acercen a los rendimientos reales del trabajador.

En Pymes y Autónomos | ¿Compensa cotizar por cese de actividad?

Imagen | Alexas_Fotos

Leer más »

¿Compensa cotizar por cese de actividad? Estos son los números

Comentar
¿Compensa cotizar por cese de actividad? Estos son los números

Son muchos los autónomos que no tienen claro todavía si les conviene cotizar por cese de actividad. En efecto, la incertidumbre en torno al futuro y la posibilidad de no disfrutar nunca de esta prestación hace que muchos trabajadores decidan ahorrarse esta cotización para aumentar su renta disponible. Pero, ¿realmente compensa cotizar por cese de actividad? Vamos a intentar arrojar algo de luz con el fin de que cada trabajador decida qué le conviene más. Estos son los números.

¿Qué es el cese de actividad?

La prestación por cese de actividad se abona a aquellos autónomos que hayan cotizado por este concepto a lo largo de su vida laboral y que no se hayan quedado sin actividad. Es el equivalente a la prestación por desempleo de los trabajadores asalariados, y comprende tanto el abono de una prestación económica mensual como la cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes.

Esta prestación económica se complementa con acciones de formación e inserción laboral para facilitar su reincorporación al mercado de trabajo, gestionadas por los Servicios Públicos de Empleo de las Comunidades Autónomas o por el Instituto Social de la Marina.

¿Cuánto debe el autónomo cotizar por cese de actividad?

La cotización por cese de actividad es voluntaria. El tipo de cotización que se aplicará será del 2,20% sobre la base de cotización que el autónomo escoja del intervalo comprendido entre la base mínima, que a partir de julio será de 919,80 euros, y la base máxima, cifrada en 3.751,20 euros. Es decir, la cuota mensual por cese de actividad oscilará entre 20,23 y 82,52 euros según la base elegida.

Existe, no obstante, una bonificación en la cotización por contingencias comunes en el caso de incapacidad temporal si el autónomo decide cotizar también por cese de actividad. En concreto, el tipo de cotización será 0,50 puntos porcentuales menor, pasando del 29,80% al 29,30%. Es decir, dependiendo de la base de cotización por la que decida cotizar, el autónomo se estaría beneficiando de un ahorro de entre 4,60 y 18,75 euros mensuales en su cuota.

¿Cuánto puede cobrar de paro?

La cuantía de la prestación será del 70% de la base reguladora por la que el autónomo haya cotizado en los 12 meses anteriores y continuados a la situación legal del cese de actividad. La duración de la prestación dependerá, por un lado, de la edad del autónomo y, por otro, del periodo cotizado, de la siguiente manera:

Meses cotizados

Duración para menores de 60 años

Duración para mayores de 60 años

De 12 a 17 meses

2 meses

2 meses

De 18 a 23 meses

3 meses

4 meses

De 24 a 29 meses

4 meses

6 meses

De 30 a 35 meses

5 meses

8 meses

De 36 a 42 meses

6 meses

10 meses

De 43 a 47 meses

8 meses

12 meses

Con 48 meses

12 meses

12 meses

La cuantía máxima de esta prestación será el 175% del IPREM, salvo cuando el trabajador tenga uno o más hijos a su cargo, en cuyo caso la cuantía será respectivamente, del 200% o del 225% de dicho indicador. La mínima será del 80% del IPREM si no se tienen hijos y del 107% del IPREM si se tienen hijos a cargo.

Pero, ¿realmente compensa cotizar por cese de actividad?

Pongamos el ejemplo de un autónomo de 45 años que haya cotizado por cese actividad durante 20 meses por la base mínima. El trabajador tendrá derecho a una prestación de 643,86 euros durante 3 meses. En total, 1.931,58 euros, cuando solo ha cotizado 312,6 euros por este concepto (404,6 euros de la cotización por cese de actividad y 92 euros de ahorro en la cotización por incapacidad permanente). La prestación es, por tanto, sensiblemente mayor a la cotización total abonada a la Seguridad Social.

En este caso, conviene tener en cuenta otros factores como la incertidumbre de que podamos quedarnos sin trabajo de forma temporal. Si este es el caso, la cotización por cese es una cobertura para tiempos más difíciles.

En Pymes y Autónomos | Prestación por cese de la actividad: autónomos

Imagen | voltamax

Leer más »
Publicidad

Las empresas inscritas en el REDEME ya no podrán evitar implementar el SII a partir de julio

Comentar
Las empresas inscritas en el REDEME ya no podrán evitar implementar el SII a partir de julio

Desde el próximo 1 de julio, todas las empresas cuya facturación sea superior a los seis millones de euros y aquellas otras que, sean grandes o pequeñas, estén inscritas en el Registro de Devolución Mensual (REDEME), tendrán que acogerse al nuevo Sistema de Información Inmediata del IVA (SII), un sistema de envío de facturas en tiempo real a la Agencia Tributaria que tiene como objetivo agilizar la gestión del IVA.

La mayoría de empresas han tenido que lidiar con un sistema difícil de implementar dentro de sus sistemas informáticos que, además, no les supone ningún beneficio directo. Esta complejidad es especialmente significativa en las pymes. Por esta razón, muchas empresas de reducida dimensión no estaban interesadas en aplicarlo, a pesar de las supuestas ventajas de un sistema de este tipo.

Sin embargo, muchas de estas empresas no tuvieron tiempo material para darse de baja del REDEME, pues recordemos que este sistema se aprobó el 6 de diciembre, y la inscripción dentro de este registro se realiza entre los meses de noviembre y diciembre. Esta situación hacía que estas empresas tuviesen que darse prisa para adaptar sus sistemas informáticos a los nuevos requisitos legales, lo que supone costes y quebraderos de cabeza de difícil cuantificación.

Por esta razón, el Gobierno abrió la posibilidad de que aquellas empresas acogidas al REDEME o a los Grupos de IVA pudiesen solicitar su baja de manera extraordinaria de cada uno de los sistemas con el fin de evitar tener que implementar el SII en sus sistemas, modificando para ello el reglamento del IVA en el Consejo de Ministros del pasado 26 de mayo. Esta posibilidad finalizó el pasado 15 de junio, por lo que las empresas acogidas al REDEME estarán obligadas a implementar el SII.

A falta de menos de 15 días para la puesta en marcha de este sistema, todavía son muchas las empresas que siguen en plena implementación del SII en sus sistemas. No obstante, conviene recordar que los errores en el IVA no serán sancionables, al menos de inicio.

En Pymes y Autónomos | ¿Hay que presentar el modelo 347 si se presenta el modelo 340?

Imagen | uwekern

Leer más »

Radiografía de la pyme en España: 98% de las empresas para solo un 10% de recaudación vía Sociedades

Comentar
Radiografía de la pyme en España: 98% de las empresas para solo un 10% de recaudación vía Sociedades

El tejido empresarial español está formado, fundamentalmente, por pymes. Hasta el 98% de las empresas en España tienen menos de 250 trabajadores o facturan menos de 6 millones de euros al año, una situación que explica la difícil situación por la que atraviesa la economía española en su vertiente empresarial y laboral, con bajos salarios, una temporalidad muy superior a la de países de nuestro entorno y una muerte empresarial que asusta, entre muchas otras consecuencias negativas.

Pero, además, esta estructura empresarial también pasa factura a Hacienda. Al contrario de lo que suele creerse, el grueso de la recaudación del Impuesto de Sociedades, que grava los beneficios empresariales, proviene de las grandes empresas y grupos consolidados (en concreto, cerca del 98%). El resto, tan solo un 11%, proviene de las pymes.

Es decir, sobre un total recaudado de 18.630 millones de euros en 2015, según el último Informe Anual de Recaudación Tributaria de la AEAT correspondiente al ejercicio 2015, 16.684 millones lo realizaron grupos consolidados y grandes empresas y tan solo 1.946 millones las pymes. No obstante, este porcentaje se ha estrechado en el último año, donde el beneficio de las pymes suponía tan solo un 8% del total que se paga por Sociedades, y el total pagado por las pymes ha crecido 255 millones de euros entre 2014 y 2015, un 15% más hasta los 1.946 millones de euros en total.

Y todo ello a pesar de que el tipo efectivo pagado por unas y otras difiere de manera sustancial. Este tipo efectivo cayó de manera continuada en el período 2005-2009, lo que Hacienda piensa que es consecuencia a la ampliación del límite para acogerse al régimen de empresa de reducida dimensión y el aumento de la deducción por reinversión de plusvalías (años 2005 y 2006), además de la reforma del impuesto (2007 y 2008) y por los incentivos para la creación o mantenimiento de empleo (2009).

En definitiva, la reducida dimensión de las empresas españolas está causando verdaderos estragos no solo en la economía sino también de cara a la recaudación por parte de la Agencia Tributaria.

En Pymes y Autónomos | Los ajustes extracontables del Impuesto sobre Sociedades

Imagen | ejaugsburg

Leer más »

El Gobierno comenzará a investigar las cooperativas de autónomos para detectar fraudes a la Seguridad Social

3 Comentarios
El Gobierno comenzará a investigar las cooperativas de autónomos para detectar fraudes a la Seguridad Social

En los últimos años se han puesto muy de moda las cooperativas de autónomos, plataformas a través de las cuales los freelance pueden facturar sin necesidad de darse de alta en el RETA. Se trata de un modelo que ha surgido como respuesta a los elevados costes sociales y fiscales que tienen que asumir estos trabajadores mes tras mes y que, en ocasiones, han provocado el cierre del negocio o la quiebra de esa persona, especialmente en un contexto de crisis económica como el vivido en los últimos años.

El sistema es muy sencillo: el trabajador se registra como socio de la cooperativa pagando la inscripción y realizando un depósito de unos 80 euros (que se devuelve cuando el autónomo abandona la cooperativa) y, a partir de aquí, es la propia cooperativa quien emite la factura en nombre del trabajador, cobrando un 6% en gastos de gestión, un 2% de IRPF, un 10% de Impuesto de Sociedades y las cotizaciones correspondientes en el Régimen General.

Este modelo supone un gran beneficio para las tres partes: para el autónomo, porque se ahorra algunos costes administrativos (la Seguridad Social es sensiblemente inferior que la que tendría que pagar en el RETA), la cooperativa percibe unos honorarios por el trámite y la empresa cliente recibe su factura de igual forma que si se la estuviese emitiendo el autónomo.

Sin embargo, en palabras de los expertos, es un modelo que se encuentra al límite de la legalidad, pues el trabajador factura a través de la cooperativa como si fuese un asalariado de la misma, y no como un autónomo. Además, el alta en la Seguridad Social se realiza solo para emitir la factura, y no durante el tiempo en el que el trabajador haya realizado el trabajo. De hecho, muchas asociaciones creen que estas cooperativas pueden incentivar el fraude fiscal.

Estas quejas han llegado ya al Ministerio de Empleo, que ya ha puesto en marcha en marcha un plan para investigar la legalidad de estas cooperativas, estudiando si suponen un perjuicio real para la Seguridad Social y si ya se está produciendo de forma generalizada.

En cualquier caso, la raíz del problema no se encuentra en el uso fraudulento que los autónomos estén haciendo de este tipo de cooperativas. Antes al contrario, estas plataformas surgen para dar respuesta a una necesidad que la Seguridad Social no es capaz de solucionar: que el RETA supone un sobrecoste que, en muchas ocasiones, los autónomos no son capaces de asumir.

En Pymes y Autónomos | Cooperativas de impulso empresarial: cómo facturar si no eres autónomo

Leer más »

¿Madre trabajadora? Estos son los requisitos para disfrutar de la deducción por maternidad

1 Comentario
¿Madre trabajadora? Estos son los requisitos para disfrutar de la deducción por maternidad

Desde hace unos años, las madres trabajadoras pueden beneficiarse de una deducción de 100 euros mensuales, abonada bien de forma anticipada todos los meses o bien de 1.200 euros una sola vez a través de una reducción en la cuota diferencial de la declaración de la renta. Sin embargo, no todas las madres pueden beneficiarse de esta deducción. Existen una serie de requisitos para poder acceder a ella.

Leer más »
Publicidad

Siete gastos que son deducibles sin necesidad de disponer de la factura

1 Comentario
Siete gastos que son deducibles sin necesidad de disponer de la factura

Estamos en la recta final para la presentación de la declaración de la renta, pero todavía son muchos los contribuyentes que tienen pendiente presentarla ante la Agencia Tributaria. En el caso de los autónomos, este año también podrán disponer del borrador, por lo que este trámite llevará mucho menos tiempo que en ejercicios fiscales anteriores.

Sin embargo, la mayoría de gastos deducibles deberán ser introducidos por el propio trabajador autónomo en la aplicación Renta Web, como en anteriores ocasiones. Por esta razón, conviene conocer cuáles son los requisitos que exige la Agencia Tributaria para incluir estos gastos en la aplicación, ya que algunos de ellos no necesitan factura debido a la dificultad que no siempre pueden ser acreditados mediante este documento. Te presentamos siete de ellos.

Las pólizas de los seguros

Cuando contratamos un seguro de responsabilidad civil, un seguro médico o incluso un seguro de hogar si nuestra casa está afecta a la actividad que realizamos, lo más probable es que no dispongamos de la factura de la póliza, sino simplemente del recibo del adeudo domiciliado. Por esta razón, tan solo es necesario acreditar el cargo en el banco para que podamos deducirnos los gastos por seguros.

Eso sí, este gasto no podrá superar los 4.500 euros incluyendo, además de la propia póliza, la cuota del cónyuge y de la de los hijos menores de 25 años.

La cuota de la Seguridad Social

La cuota a la Seguridad Social es, posiblemente, el gasto deducible más oneroso que tiene que acometer un autónomo a lo largo del año. Y, al igual que en el caso de las pólizas, se puede deducir facilitando únicamente el recibo mensual del cargo en el banco.

Gastos bancarios

Las cuotas de las tarjetas, los intereses de los préstamos bancarios o las comisiones de mantenimientos de las cuentas bancarias también son deducibles presentando el correspondiente extracto. Eso sí, únicamente si todos estos gastos dependen de la actividad.

Salarios y seguros sociales

También son deducibles los pagos realizados a tu plantilla en concepto de salarios y pagas extraordinarias, además de los seguros sociales. Para su correcta justificación, habrá que presentar las copias de las respectivas nóminas firmadas por los empleados o bien, como en anteriores ocasiones, los cargos de la cuenta bancaria.

Gastos de contratos mercantiles

Los gastos de las escrituras públicas y los contratos privados también son deducibles en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Normalmente, estos gastos se deben a traspasos de locales, fianzas de alquileres o las propias escrituras para la constitución de la sociedad. Son deducibles tan solo presentando el correspondiente cargo bancario.

Gastos en países extranjeros

Si durante el desarrollo de tu actividad adquieres productos o servicios en otros países se podrán justificar siempre y cuando estén vinculados a tu actividad y estén debidamente justificados. Para ello, y dado que no siempre disponemos de la factura correspondiente, especialmente en compras online, se podrán justificar con el correspondiente recibo o cualquier otro comprobante del gasto.

Algunos impuestos

Existen una serie de impuestos que forman parte de la actividad diaria del trabajador y que son fiscalmente deducibles. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, el IBI o la tasa de basuras.

En Pymes y Autónomos | Hacerse autónomo paso a paso: los gastos deducibles

Imagen | cloudhoreca

Leer más »

Tus viviendas vacías también tributan. Así se declaran las rentas inmobiliarias imputadas

Comentar
Tus viviendas vacías también tributan. Así se declaran las rentas inmobiliarias imputadas

Todo el mundo sabe que tiene que declarar los ingresos obtenidos por los alquileres. Sin embargo, pocas personas conocen cómo declarar las viviendas vacías. Y aunque a priori pueda parecer una locura, Hacienda te hará pagar por tu piso vacío. Esto es lo que se conoce como rentas inmobiliarias imputadas, que es obligatorio incluir dentro de la declaración de la renta, de acuerdo con el artículo 85 de la Ley 35/2006.

Al realizar la declaración de la renta tienes que incluir todas tus viviendas, tanto aquellas que son tuyas en propiedad como aquellas que son compartidas. Solo en el caso de que constituyan la vivienda habitual del contribuyente o estén alquiladas estarán exentas del pago de la renta inmobiliaria imputada, aunque en el caso del alquiler habrá que incluirlo como un ingreso más.

Detrás de esta aparente injusticia, la Agencia Tributaria considera que toda vivienda que no sea considerada como vivienda habitual es susceptible de ser generadora de rentas. Es decisión de su propietario poner en alquiler la vivienda o no y así ganar el dinero que podría estar generando esa vivienda, independientemente de que ese rendimiento se haya generado o no.

En cualquier caso, las imputaciones de las rentas inmobiliarias son a todas luces una penalización paraa aquellas personas que deciden no poner en alquiler sus viviendas, con el fin de incentivar la puesta en el mercado de las mismas. Ahora bien, se trata de toda una invasión de las libertades individuales de aquellas personas que, por la razón que sea, no quieren alquilar ni vender su vivienda.

¿Quienes tienen que declarar una renta inmobiliaria imputada en el IRPF?

No todos los propietarios tienen que incluir este concepto en su declaración de la renta. Para ello, el contribuyente tiene que reunir una serie de condiciones:

  • Ser propietario de la vivienda en cuestión, independientemente de su porcentaje.
  • Que esta vivienda sea susceptible de ser ocupada, aunque sea por turnos en caso de titularidad compartida.
  • Ser titular de un derecho real de disfrute, es decir, que efectivamente se pueda ocupar la vivienda.

Para la propia vivienda, no entrarán parte de:

  • Que se trate de bienes urbanos y no se encuentren afectos a actividades económicas. Es decir, la vivienda de un autónomo que se utilice como su lugar de trabajo no entraría dentro de esta definición.
  • Que, como hemos dicho, no generen rendimientos de capital como consecuencia del arrendamiento de inmuebles.
  • Inmuebles rústicos que no resulten indispensables para el desarrollo de explotaciones agrícolas o forestales.
  • Que no constituyan la vivienda habitual del contribuyente.
  • Que no se trate de suelo no edificado o en construcción.

¿Cuánto tengo que pagar a Hacienda?

Con carácter general, el contribuyente tendrá que pagar el 2% del valor catastral del inmueble según figure en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

Sin embargo, existen dos excepciones a esta regla, a los que se les aplicará un tipo del 1,1%:

  • Aquellos inmuebles cuyo valor catastral se haya revisado o modificado con un procedimiento de valoración colectiva llevado a cabo con posterioridad al 1 de enero de 1994.
  • Inmuebles que no tengan valor catastral o que no haya sido comunicado al contribuyente. En este caso, se aplicará el 1,1% sobre el valor que aparezca en el Impuesto sobre el Patrimonio.

Por ejemplo, para el caso de una vivienda que tenga un valor catastral de 150.000 euros revisado en el año 2.000, el contribuyente deberá imputar una renta de 3.000 euros en su declaración de la renta. Esto equivaldría a un alquiler mensual de 250 euros.

En cualquier caso, la Agencia Tributaria pone a disposición del contribuyente un manual donde conocer cómo aplicar estas rentas en su declaración.

En Pymes y Autónomos | La renta inmobiliaria imputada: caso práctico de tributación de inmueble que se destina parte del año a alquiler vacacional

Imagen | GregoryButler

Leer más »

Madrid, paraíso para pymes; esto es lo que pagan sus contribuyentes en la región con menos impuestos de España

Comentar
Madrid, paraíso para pymes; esto es lo que pagan sus contribuyentes en la región con menos impuestos de España

Las diferencias para hacer negocios entre diferentes países del mundo son más que notables. No es lo mismo hacer negocios en países tan prósperos como Singapur, Hong Kong o Suiza que en un país como Venezuela, donde la seguridad jurídica está más que entredicho. Esto se nota en el desarrollo económico y bienestar de los países, que redunda en una mayor calidad de vida y una menor desigualdad entre los ciudadanos.

España está formada por 17 pequeños países, cada uno de los cuales cuenta con diferentes reglas del juego para hacer negocios. A pesar de que en los últimos años se ha intentado armonizar las normas para emprender en todas las CCAA, hoy día no es lo mismo emprender en Extremadura que en País Vasco, igual que no es lo mismo tratar de constituir un negocio en Andalucía que en la Comunidad de Madrid.

Precisamente esta última se ha convertido en la principal receptora de negocios y de personas de nuestro país. Su facilidad para hacer negocios y, sobre todo, los bajos impuestos que pagan las empresas y los autónomos en proporción al resto del país son las claves más importantes que explican que Madrid sea una pequeña isla entre tanta maraña burocrática. Esto es lo que pagan sus ciudadanos y empresas en la comunidad que menos impuestos paga de España.

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

En los últimos meses, se han convertido en dos de los impuestos más polémicos, especialmente en aquellas comunidades cuyos contribuyentes tienen que pagar más al recibir un donativo o una herencia. Madrid es la comunidad donde menos se paga donaciones y la tercera por sucesiones, detrás de Cantabria y La Rioja.

Así, para un soltero de 30 años que hereda bienes de su padre por 800.000 euros, el contribuyente paga poco más de 1.500 euros, por los casi 165.000 de Andalucía. En el caso de una donación, se pagarían 2.000 euros, 100 veces menos que en Andalucía.

Impuesto de Sucesiones (para una herencia de 800.000 euros)

Impuesto de Donaciones (para una donación de 800.000 euros)

Madrid

1.586 €

2.000 €

Cataluña

9.786 €

56.000 €

Galicia

55.180 €

56.000 €

Andalucía

164.049 €

208.159 €

Impuesto sobre el Patrimonio

En otro de los principales tributos cedidos a las Comunidades Autónomas, Madrid establece que solo tendrán que presentar la declaración del impuesto aquellos contribuyentes que tengan un patrimonio superior a los dos millones de euros, siendo la única comunidad de toda España que tiene bonificado el impuesto de patrimonio al 100%. Esto ha provocado que se produzca un trasvase de patrimonio desde otras comunidades autónomas al Gobierno presidido por Cristina Cifuentes.

Impuesto de Patrimonio (para un patrimonio de 4.000.000 de euros)

Madrid

0 €

Cataluña

41.729 €

Galicia

44.214 €

Andalucía

44.214 €

Impuesto Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP-AJD)

El ITP y el AJD, que gravan el tráfico patrimonial entre particulares y su inscripción notarial, respectivamente, cuentan en Madrid con los dos tipos más bajos de toda España. En total, los contribuyentes soportan un tipo del 6% en el ITP y un 0,75% en el AJD. En comparación, Cataluña aplica un tipo del 10 y del 1,5%, respectivamente.

ITP (tipo del impuesto en %)

AJD (tipo del impuesto en %)

Madrid

6%

0,75%

Cataluña

10%

1,5%

Galicia

10%

1,5%

Andalucía

10%

1,5%

Tipo marginal autonómico del IRPF

El IRPF cuenta con dos tipos: uno a nivel estatal y otro cedido a las Comunidades Autónomas, sobre los que tienen competencias y deciden libremente cuál aplicar. Pues bien, Madrid también está a la cabeza en este listado, con un tipo marginal máximo del 21%, por el 22,5% de Galicia o el 25,5% de Cataluña o Andalucía. Esto hace que los importes que pagan los contribuyentes en una u otra comunidad en función de su renta también sea diferente.

Tipo marginal máximo autonómico

Tipo marginal total (estatal + autonómico)

Madrid

21%

43,5%

Cataluña

25,5%

48%

Galicia

22,5%

45%

Andalucía

25,5%

48%

Así, para un autónomo o un asalariado que declara 45.000 euros al año, su cuota a pagar es de 10.090,47 euros en Madrid, por los 10.376 de Extremadura; en el caso de rentas de 110.000 euros al año, en Madrid se paga casi 39.335,45 euros y en Andalucía, 40.813,74; y para el caso de rentas de 300.000 euros al año, Madrid paga 133.569,93 por los 140.990,15 de Cataluña.

Fuente | Consejo General de Economistas

En Pymes y Autónomos | Madrid, la mejor ciudad de España para emprender

Imagen | Carlos Zurita

Leer más »

Cartas de advertencia de Hacienda sobre el IVA, cuando el Gran Hermano te vigila

1 Comentario
Cartas de advertencia de Hacienda sobre el IVA, cuando el Gran Hermano te vigila

Dentro de su política de lucha contra la economía sumergida, la Agencia Tributaria ha iniciado una nueva campaña para intentar que los obligados tributarios regularicen de forma espontánea su situación en caso de no ajustarse a sus criterios. Para ello se envían una serie de cartas de advertencia de Hacienda sobre el IVA.

En dicha misiva advierte a los obligados tributarios que conoce los movimientos de las cuentas bancarias de los contribuyentes, tanto si son titulares como autorizados, y puede cruzarlas con las declaraciones de IVA de 2016. Como prueba aporta el total de entradas y salidas de dichas cuentas.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos