Estas son las prestaciones que mejorarán los autónomos al cotizar por ingresos reales

Estas son las prestaciones que mejorarán los autónomos al cotizar por ingresos reales
3 comentarios

La cotización del autónomo no es un impuesto. La Seguridad Social que pagan, también lo hacen los contratados por cuenta ajena, asegura una serie de coberturas ante situaciones sobrevenidas que necesitan de protección social. Por eso vamos a ver cuáles son las prestaciones que mejorarán los autónomos al cotizar por ingresos reales.

Las pensiones de los autónomos y su brecha con los trabajadores por cuenta ajena

Empezamos por las pensiones. Cotizar por la base mínima significa que muchos autónomos cuando les llega la edad de la jubilación tienen la pensión mínima. Es más, en algunos casos les tienen que aplicar el complemento a mínimos, una aportación que hace la Seguridad Social para que lleguen a cobrar esa pensión mínima que ni siquiera les da derecho las cotizaciones realizadas.

Y esto provoca además una gran brecha entre autónomos y trabajadores por cuenta ajena, puesto que esto segundo cotizan en función de sus salarios brutos, una parte la paga el asalariado, y la parte más importante la empresa para la que trabajan. Y esta brecha se quiere ir cerrando poco a poco con el nuevo sistema de cotización.

Tan bajas eran las pensiones que muchos autónomos se veían obligados a prolongar su vida laboral varios años después de llegada la edad de jubilación. La jubilación activa era el camino elegido por gran parte del colectivo.

Claro que aquí muchos contrataban por su cuenta sus planes de pensiones privados, para no tener todos los huevos en la misma cesta. Ahora ven más complicado seguir esta vía, a pesar de que muchos no tienen nada claro que la Seguridad Social llegado el momento de su jubilación pueda hacerse cargo de su pensión o no haya una rebaja de las mismas de aquí a 20 años.

Las prestaciones por incapacidad temporal

Otro de los grandes mitos en el colectivo es que los autónomos nunca se ponen enfermos. Hasta hace bien poco, ni siquiera estaban obligados a cotizar por incapacidad temporal. Por lo que estar enfermo sin posibilidad de trabajar implicaba que no tenían ingresos. Y muchos de ellos no podían permitirse simplemente dejar de trabajar.ç

Nadie quiere pagar más, pero todo el mundo quiere recibir más prestaciones

El problema no era tanto tres días de gripe que nos quedamos en casa, que no va suponer un cambio, sino una enfermedad común o profesional o un accidente laboral que nos incapacite durante varios meses. Es aquí donde ahora los autónomos tendrán más protección.

No es el primer caso de autónomos que han sufrido lesiones irreversibles por tener que incorporarse antes de finalizar del todo su recuperación de una lesión o un accidente laboral. Y todo porque la cantidad de dinero que cobraban estando de baja apenas les daba para pagar la propia cuota de autónomos.

Las circunstancias de fuerza mayor

Nunca va a ocurrir o puede que sea muy remota la posibilidad de tirar de este tipo de prestaciones extraordinarias. Pero después de una pandemia, ver como un volcán paraliza la actividad económica de una isla... todo el mundo hoy contempla esta posibilidad.

Y en estos momentos es cuando todo el mundo quiere ver cómo su prestación les da lo suficiente para poder hacer frente a sus obligaciones financieras. Porque lo contrario significa tirar de ahorros y no todo el mundo tiene la previsión necesaria como para guardar una parte de sus beneficios para este tipo de contingencias.

Temas
Inicio