Compartir
Publicidad
Publicidad

El corto recorrido de las pymes españolas

El corto recorrido de las pymes españolas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos hablado repetidas veces del corto recorrido de las pymes españolas, del alto índice de fracaso de las empresas que surgen y al cabo de un par de años, tres a lo sumo, terminan cerrando porque no alcanza el nivel mínimo de sustentabilidad. Hoy vuelven a conocerse nuevos datos sobre la creación de empresas que indican que el ritmo de lanzamiento de empresas al mercado sigue aumentando.

Esos datos continuan en contraste con lo que un reciente artículo denominaba las causas de la muerte de los emprendedores en España. Desde mi punto de vista, este corto recorrido y la "muerte" prematura de los emprendedores tienen dos causas.

Sobre una de ellas ya debatimos recientemente al hablar de la selección natural y el error de iniciarse en sectores con "poco futuro" y sin una estrategia a largo plazo.

El otro se pone de manifiesto en una frase de Fernando Trías de Bes, escritor y profesor asociado de Esade, en el sentido de que "existe la creencia de que con una idea original y sorprendente ya tienes asegurado el éxito, cuando lo fundamental y lo que va a contribuir a la consolidación y crecimiento de la compañía es cómo poner en valor esa idea y cómo ejecutarla".

El éxito de un negocio está en lograr una ventaja competitiva, la idea, que te permita introducirte en el mercado. Pero lo difícil viene después, porque de poco vale esa ventaja competitiva si luego no sabe gestionarse. Si sacamos al mercado un gran producto, que sea innovador y con un gran potencial podemos estar seguros de que al cabo del tiempo, más pronto o más tarde, nos saldrán imitadores.

El que seamos nosotros o ellos los que alcancemos ese éxito no dependerá tanto de quién haya llegado primero, sino del que sepa gestionar sus objetivos, estrategias y recursos y los aplique correctamente al día a día de la empresa.

Por otro lado, la historia está llena de éxitos empresariales no tienen su origen, precisamente, en una idea original o revolucionaria, sino en la óptima gestión del negocio, lo que pone de manifiesto que la sostenibilidad de un modelo de negocio no está en su origen sino en saber manejarlo.

El corto recorrido de las pymes españolas se pone de manifiesto día a día. Un emprendedor tiene una idea y la defiende a muerte, todo son ventajas y no hay inconvenientes, consigue financiación y se lanza al vacío. Ha acumulado un capital que cosntituye su fondo de maniobra y la empresa durará lo que dure el fondo, o un poco más si consigue inicialmente que el negocio genere ingresos. Mientras hay dinero, y la cosa parece que funciona, nadie sabe más que él de su negocio, va cuesta bajo y sin frenos, así que no pide ayuda hasta que ya es tarde, la inercia se pierde y todo se para.

En Pymes y Autónomos | El control de la gestión empresarial: la asignatura pendiente Imagen | Franz Bustok Lee

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos