Publicidad

Competitividad del talento, mucho por mejorar

Competitividad del talento, mucho por mejorar
1 comentario

Publicidad

Este índice analiza la capacidad de los países para gestionar el talento a través de la atracción, crecimiento y retención del mismo. Además, diferencia entre dos niveles de talento, que se resumen en habilidades de nivel medio (laborales y de vocación) y habilidades de nivel alto (o de conocimiento global).

Según el estudio realizado por Adecco, Insead y Human Capital Leadership Institute solo cuatro de las diez primeras posiciones las ocupan países no europeos: Singapur, Estados Unidos, Canadá y Australia en la segunda, cuarta, quinta y novena posición, respectivamente.

España, con una media de todas sus variables analizadas de 51,25 puntos, ocupa el puesto 30 del ranking de los 103 países analizados y se encuentra más de 6 puntos por debajo de la media del Índice (57,13).

El factor que afecta negativamente al rendimiento general de España en el GTCI es el de los Facilitadores, es decir, carece de un marco regulador y de mercado adecuado que promueva la competencia, la innovación y los negocios.

España muestra un buen comportamiento en el desarrollo de su propio talento mediante un buen rendimiento en educación formal y un rendimiento aceptable en formación permanente, incluida la formación en la empresa y la calidad de las escuelas de negocios.

El acceso a oportunidades de desarrollo profesional está por detrás con respecto a los países que ocupan las primeras posiciones globales.

En contraposición, los principales obstáculos para la competitividad del talento en España es, por un lado, una regulación más rígida en comparación con el resto de países a la hora de contratar trabajadores y la baja relación entre el salario y la productividad del trabajador que en España es de 3,11 en una escala sobre 7.

Del informe se extrae como conclusiones que uno de los principales óbices de la comeptitividad de nuestro talento viene determinado por un mercado laboral muy rígido, no confundir con la facilidad de despido, sino con la dificultad para contratar y los impuestos desmesurados de la contratacióne y que no facilita la rotación en el empleo.

Imagen | stevendepolo En Pymes y Autónomos | Cómo crear talento en las organizaciones

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir