Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Sería útil el contrato inteligente?

¿Sería útil el contrato inteligente?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El diputado de CiU Josep Sánchez Llibre ha propuesto un contrato inteligente para crear 400.000 nuevos puestos de trabajo. Este contrato inteligente supondría que las empresas contraten a personas desempleadas que seguirían cobrando la prestación y la empresa le pagaría la cantidad restante hasta completar su salario.

Esta medida, ya utilizada en Francia y Alemania, podría ser una solución para crear nuevos puestos de trabajo y combatir el 20% de desempleo que hay en España actualmente. ¿Sería útil el contrato inteligente?

Desde mi punto de vista no, en primer lugar esta medida presupone que esos puestos de trabajo ya existen y las empresas no lo pueden cubrir por motivos económicos y esta suposición no se sostiene en la mayor parte de los casos. El principal problema que hay en España es el descenso de la actividad empresarial, eso es lo que provoca la necesidad de amortizar puestos de trabajo y también los problemas económicos.

Si tomamos el sector de la construcción, que ha sido la “locomotora” económica del país y que aglutinaba una inmensa cantidad de puestos de trabajo a su alrededor, no podemos pensar que esta medida pueda provocar la puesta en marcha de más obras que requieran mano de obra, teniendo en cuenta el “parque de viviendas” que hay sin vender y las enormes dificultades de las empresas para conseguir financiación para llevarlas a cabo. Lo mismo puede pasar con el sector de la automoción y muchos otros.

Muchas veces se ha comentado que si se fomentara la contratación se reactivaría el consumo y eso reactivaría la actividad empresarial y nos llevaría a la recuperación. Sin embargo el punto flaco de esta teoriía es que una buena parte del consumo que se venía haciendo en la época de bonanza provenía del crédito, crédito al que ahora no hay acceso.

El consumo no venía de la liquidez sino del endeudamiento. La gente compraba coches y muebles metiendo financiaciándolos con la hipoteca, se iba de vacaciones y las pagaba a plazos, y una buena parte de compras y gastos se cargaban a las tarjetas de crédito que luego se refinanciaban. Con esta prespectiva, y con el grifo del crédito cerrado, no es pensable que el aumento del consumo que se podría producir con estas nuevas altas sirviera de motor para la recuperación.

El factor clave ha de pasar por fomentar la actividad empresarial y que esta actividad provoque la necesidad de la contratación de nuevos trabajadores. Seguimos viendo medidas, escuchando propuestas y proyectos en muchos sentidos, pero ninguno que apueste decididamente por esta vía.

La situación actual requiere medidas inteligentes, pero no creo que sea úitl este tipo de contratos para lo que se pretende.

En Pymes y Autónomos | Si pusiéramos a todos los parados en fila
Imagen | montuno

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio