Compartir
Publicidad

Y que le guste su trabajo

Y que le guste su trabajo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recientemente leía la conocida frase: un trabajador feliz, un trabajador eficaz. No es cuestión de adentrarnos en terrenos más propios de la psicología o habilidades emocionales de cada uno. La felicidad también va implícita en que la labor que desempeñas te guste.

Si uno estudia veterinaria pero no le gustan los animales resultará perjudicial tanto para sus pobres pacientes, como para esa persona cuyo empleo le parecerá la mayor de las torturas. Convertir tu profesión en una experiencia enriquecedora a nivel personal y que te guste, repercutirá en tu salud mental, en los clientes y compañeros.

Resulta un tanto provocativo hablar de estos temas cuando tenemos unas tasas de paro elevadas, pero si lo pensamos bien, muchos de nosotros hemos tenido que trabajar en lugares que no nos agradaban, sin embargo los recordamos de manera positiva, otros, por supuesto prefieren olvidar la experiencia.

Es fácil reconocer a esa persona que ve algo más que cumplir un horario y cobrar a fin de mes. Le pone pasión, ganas, buen humor, al fin y al cabo ¿qué ganará si su actitud es pasiva, triste...?

El perfil de quien emplea la resiliencia como una forma de vida, es lo mejor que te puede pasar tanto como cliente, compañero de esa persona o como ejemplo a seguir. Todos los grandes que partieron de la nada a nivel económico trabajaron en lugares que otros rechazan pensando que les infravalora como personas.

Nada más lejos de la realidad,un trabajo bien hecho es sinónimo de eficacia: bien sea pintar una pared, reparar una avería eléctrica o impartir una clase. Si somos conscientes de que aprender va más allá del aula, por muy duro que sea nuestro trabajo diario, a la larga encontraremos que aprendimos una lección o, tal vez, hasta más de una.

"El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento." Victor Pauchet.

No se trata de olvidar que en esta vida existen trabajos duros, sobre todo los que conllevan esfuerzo físico, sino de la capacidad que tengamos de aceptar esa situación y sacar todo lo positivo de la misma.

Hace unos días una mujer joven me dijo "jamás pensé que yo trabajaría en el campo, mi padre jamás pensó que su hija trabajaría en el campo..., y lo hice y te aseguro que ahora soy una mujer más fuerte"y no me arrepiento de la experiencia.

En Pymes y Autónomos|La responsabilidad personal de gestionar la carrera profesional,Volver a empezar tras la crisis, un problema de autoestima empresarial

Imagen|srgpicker

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio