Compartir
Publicidad

La guerra del pan o reivindicar lo artesano

La guerra del pan o reivindicar lo artesano
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Van a vender barras de pan a veinte céntimos", me dicen esta mañana. Me parece además de un regalo una curiosidad. Sé que existen ofertas en diversos supermercados pero no hablo de cualquier pan sino del de verdad. El que comíamos antes y no se ponía duro a las cuatro horas de haberlo comprado. El sector del pan lleva años reivindicando que no se vende tanto como debería, ¿las razones? los mensajes que no ayudan diciendo que engorda y el consumo de otro pan menos natural.

Por una cantidad irrisoria los alcoyanos (Alicante) tienen la oportunidad de adquirir una barra de pan elaborada de manera artesanal después de que una empresa valenciana haya abierto una nueva tienda. Este modelo de negocio de ofrecer pan y bollería artesanal a precios bajos aterriza en la provincia con este primer despacho en Alcoy en el que desde el pasado uno de octubre, cuando se inauguró la tienda, no han cesado las colas y no es de extrañar. La conocida como guerra del pan reivindica lo artesano.

Es fácil encontrar críticas a las llamadas 'boutiques' del pan. Si echamos un vistazo a blog dedicados a temas gastronómicos, dan a entender que lo que se ofrece en esos lugares es un lujo, no una barra de pan ni tampoco un buen pan que es lo que llama mi atención. Lo que vende es lo exótico de las variedades del mismo, dejando a un lado la calidad de la materia prima, pero no se puede generalizar.

Lo que sí es cierto es que el pan es un alimento básico y que esté bien hecho y rico no es sinónimo de precio elevado. Por el nuevo establecimiento que mencionaba ya han pasado más de mil personas diarias. Se llevan el pan e incluso bocadillos a quince céntimos.

Los impulsores de esta tienda confiesan que es más barato hacer un pan artesano que congelado. Si un pan cuesta siete céntimos en materia prima de ahí hasta los veinte céntimos corresponde a la mano de obra, logística y margen ajustado. Es decir, todos salen ganando.

Explican que no se trata de una campaña de lanzamiento sino de un modelo de negocio. Abren de seis a nueve de la noche y siempre se está haciendo pan. Horario amplio y además han conseguido crear puestos de trabajo entre las mujeres de Alcoy, en definitiva una apuesta por lo de antaño, con un cierto aire innovador dentro de uno de los productos básicos en la alimentación de todos.

En Pymes y Autónomos|¿Dónde están los verdaderos profesionales de los oficios?,El futuro del pequeño comercio Imagen|BocaDorada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio