Compartir
Publicidad

Goliat contra David: comercios contra grandes superfices

Goliat contra David: comercios contra grandes superfices
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los principales problemas que tiene el pequeño comercio son las grandes superficies. Los tiempos cambian, las costumbres de los clientes ídem. Pero ¿qué pasaría si se obligara a una gran superficie a no abrir un determinado día a favor de la tienda de toda la vida?

En Alicante, han tomado esta decisión para apoyar así al pequeño comercio que se veía en inferioridad de oportunidades respecto a una zona denominada de 'afluencia turística' donde sólo podían permanecer abiertos los locales que estuvieran en dicho lugar. Y en él había una gran superficie.

¿Se incrementarán ahora las ventas?

Lo que queda claro es que los domingos y festivos las grandes superficies de esa zona ya no lo harán, ¿acudirá la gente a comprar los domingos a las tiendas de su zona? ¿Cómo romper una costumbre que lleva implantada años?

Las tiendas de toda la vida, jamás podrán ofrecer lo que nos encontramos en una gran superficie y viceversa. Más allá de decisiones políticas para contentar a unos y a otros,el comercio local, debe hacer grandes esfuerzos por retener a su clientela. Recuperar alguna costumbre de antaño y conocer a su nuevo cliente.

Resulta llamativo cómo algunos barrios donde sus comerciantes permanecen unidos y comparten una misma estrategia de marketing (ferias, decoración de calles y escaparates, etc.) logran que los clientes no sólo paseen por el lugar sino que se decidan a realizar una compra.

El cambio es algo más que ver inmóvil al 'enemigo'

Las tiendas a la calle. Es una iniciativa que está presente en muchas ciudades. Veamos, es como estar en una red social mostrando a través de artículos qué sabes hacer, qué puedes ofrecer a tus clientes, pero como siempre, captándolos mientras dan un paseo.

Talleres donde hacer ganchillo, llenar una calle de 'ruido', los productos en las calles, los dependientes más cercanos,parece de lógica, pero no todos lo hacen.

Además de que la competencia lo tenga un poco más difícil, la solución para que el pequeño comercio siga igual de vivo, es que los clientes perciban que detrás de un escaparate no hay una persona tras un mostrador esperando a que alguien abra la puerta.

Hay que generar una buena experiencia de compra, y en lugares donde ésta se lleva a cabo gracias a campañas con mucho dinero invertido, sólo hay espacio para la creatividad, la difusión y el apoyo de los ayuntamientos y demás instituciones relacionadas.

En Pymes y Autónomos|Luchando contra tres prejuicios que atacan al pequeño comercio,La importancia del comercio y una feria propia

Imagen|Frankieleon

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio