Publicidad

Emprender no es como te lo han contado. Cinco dificultades que todas las empresas atraviesan en su día a día

Emprender no es como te lo han contado. Cinco dificultades que todas las empresas atraviesan en su día a día
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ay, el empresario. Esa figura a la que muchos pretenden aspirar y que, sin embargo, acaba casi siempre siendo denostada por los poderes políticos. Por suerte, la neolengua acaba siendo presa de su propio vocabulario, y nos hemos inventado un concepto mucho más moderno y adaptado a las nuevos tiempos: el de emprendedor.

Según la RAE, emprendedor es una persona que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras. Ante esta definición, lo lógico es que el objetivo de los poderes públicos sea proteger e incentivar este tipo de prácticas. Sin embargo, lo que en realidad se encuentran estas personas son numerosos obstáculos burocráticos a los que se unen las dificultades propias de cada actividad.

Porque emprender no es ningún chollo, por mucho que nos hayan hecho creer lo contrario. Por eso, vamos a intentar derribar algunas de las falacias y los mitos más extendidos que rodean a esta rara avis de nuestra sociedad.

No, no vas a disfrutar siempre de tu trabajo

Se supone que la mayoría de emprendedores sustentan su actividad sobre un tema que realmente les apasiona. Y esto no quiere decir que no vayamos a disfrutar de ella, pero las dificultades que nos vamos a encontrar en el día a día harán que no siempre vayamos a disfrutar de nuestro trabajo.

No, el plan de empresa no siempre se va a cumplir

Aunque cualquier emprendedor que se precie habrá constituido su sociedad en base a una estimación de ingresos y gastos para su negocio, lo normal es que este no se cumpla, echando a traste nuestra planificación financiera. Es imposible controlar y anticiparnos a todas las variables, y las sorpresas son algo habitual en el día a día de todo emprendedor.

No, no eres más listo que la competencia

Pero, ¿cómo es posible? Mi idea era la mejor y ha fracasado. Pues es lo más normal del mundo. La competencia no es tonta, y va a reaccionar ante cualquier amenaza que pueda quitarle su cuota de mercado. Pero con un hándicap añadido: ellos conocen la situación del mercado, el sector en el que trabajan, y su experiencia puede poner en jaque a la idea más revolucionaria del mundo.

No, en Internet no es fácil montar un negocio

Internet ha brindado un mundo de posibilidades sin parangón a los emprendedores. La posibilidad de acceder a un mercado mundial y la reducción de costes es todo un caramelo para muchos emprendedores. La posibilidad de fracaso es nula, o así lo interpretan muchas personas. Pero no, en realidad no funciona así. Gracias a las ventajas de Internet, todas las empresas quieren tener presencia en la red; es más, las que no lo tienen están abocadas al fracaso, de modo que ya no podemos verlo como un valor añadido sino como una necesidad.

No, no vas a hacerte rico de la noche a la mañana

Es, sin duda, una de las falacias más extendidas en torno a la figura del empresario: relacionarle con el típico hombre que se baña en billetes y monedas. En la práctica, el 99,99% de los emprendedores tienen las mismas dificultades, o más, que cualquier otro trabajador. De hecho, es fácil ver empresarios sin sueldo o que lo han perdido todo por montar un negocio.

Imagen | NeuPaddy

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir