La recuperación para la empresa no está tan cerca como parece y los datos así lo indican

La recuperación para la empresa no está tan cerca como parece y los datos así lo indican
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Se habla mucho de recuperación económica, de crecimiento previsto y cifras que en muchos casos se quieren comparar con los niveles previos a la pandemia. Es cierto que existe una recuperación fuerte, pero no tanto como se quiere hacer ver. Al menos esto se deduce del último estudio de Funcas que matiza las cifras globales. Parece que la recuperación para la empresa no está tan cerca como parece y los datos así lo indican.

Empezando por la comparación de los datos de febrero de 2020, un mes tradicionalmente con una tasa de empleo baja, con agosto de 2021, un mes que generalmente presenta una alta ocupación. Si eliminamos el efecto estacional debido al verano todavía no se ha recuperado los datos de afiliación a la Seguridad Social previos a la crisis provocada por el coronavirus.

Pero si se entra un poco más en los datos según Funcas hay 180.000 empleados públicos más, algo por otra parte lógico ya que el sector sanitario y asistencial demanda más personal por el efecto de la pandemia, pero también por las necesarias sustituciones de vacaciones que otros años no se cubren de la misma manera.  Además se han sacado plazas para la administración pública que llevaban años sin convocarse.

Peor es el panorama si se tienen en cuenta que en los datos de afiliación se cuentan todavía empleados en ERTE y autónomos que cobran alguna prestación. La cifra ronda el medio millón. Y esto es un problema, porque indica claramente cómo hay todavía muchas empresas y sectores con graves problemas para facturar con normalidad.

La parte positiva es que todavía no se nota el efecto de la llegada de los fondos europeos, que tienen que servir como un motor de inversión que arrastre a múltiples sectores. De hecho los problemas para contratar personal en algunos sectores como construcción y hostelería también debería dar indicios de una buena recuperación.

Pero no todo es positivo. Quedan muchas empresas zombis, que se están manteniendo mientras no sea obligatorio declararse en concurso de acreedores. Y que por muchas ayudas y ERTES que hayan recibido no sea posible reestructurase y acabarán por cerrar. Será a mediados de 2022 cuando realmente se vea si la recuperación está en marcha y con qué intensidad se crea empleo.

Temas
Inicio