Los datos del paro de junio permite ser optimistas, pero sin olvidar a medio millón en ERTE

Los datos del paro de junio permite ser optimistas, pero sin olvidar a medio millón en ERTE
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hoy el Gobierno ha facilitado los datos de paro del pasado mes de junio. Un mes que ha marcado un récord histórico en lo que a la contratación se refiere. Pero teniendo en cuenta de dónde partíamos es complicado ponderar adecuadamente esta cifra. Los datos del paro de junio permiten ser optimistas, pero sin olvidar a casi medio millón de empleados en ERTE, en concreto a 30 de junio aún continuaban 447.800 personas en esta situación.

En todo caso, las cifras de trabajadores en ERTE asociados a la COVID se situaron en junio en su menor nivel desde el inicio de la pandemia. Un 90% de los trabajadores que los 3,6 millones de trabajadores estaban en ERTE en mayo de 2020 ya lo han abandonado. Pero no es suficiente.

Poniendo los datos de récord histórico en contexto

Y esta cifra de trabajadores en ERTE es la clave de los datos a mi juicio, la que marca la realidad de la recuperación, de cómo por mucho que queramos, todavía no se ha recuperado la economía. Apenas estamos empezando a asomar la cabeza. Y todavía de una forma débil y con una gran incertidumbre.

Si miramos las cifras absolutas, la Seguridad Social ha sumado 202.857 nuevos afiliados en junio, lo que eleva el número de ocupados hasta los 19,5 millones, su cifra más alta desde el verano de 2019. Pero ojo, que aquí la trampa es que los trabajadores en ERTE se contabilizan en esta cifra. Por eso, mientras existan empleados en ERTE no podemos hablar de recuperación.

El objetivo debe ser consolidar recuperación y con ello empleos nuevos, recuperando a trabajadores del ERTE

Por eso creo que no se puede pedir más, por mucho que se indique que el empleo que se crea es temporal y precario. ¿Alguien puede asegurar que no habrá nuevas restricciones? ¿Qué esos negocios de ocio nocturno, de turismo internacional no volverán a ver como tienen que cerrar? Solo con el tiempo una empresa es capaz de consolidar los puestos de trabajo.

Y se necesita estabilidad económica para que esto suceda, no podemos esperar que con uno o dos meses buenos, incluso con un buen verano la recuperación está aquí. El otoño será clave y el impacto de los fondos europeos para la recuperación en la economía también. Todo esto pensando en una población inmunizada, al menos para evitar colapsos hospitalarios y recuperando al movilidad.

Por el lado de los autónomos también recuperan afiliados, el único lunar lo ponen los trabajadores de actividades agrícolas, que son los únicos que no crecen. Esperemos a ver si solo es un buen dato o se consolida como una tendencia, que junto con otros datos ya nos permitan ver que la recuperación es una realidad.

Imagen | La Moncloa

Temas
Inicio