Compartir
Publicidad

En publicidad no todo vale: Nivea y cómo asustar al personal

1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que vender es el objetivo de una marca. Pero para ello disponen de una amplia variedad de herramientas y formas de llegar al comprador. Las acciones realizadas en la calle, como el marketing de guerrilla normalmente son acogidas positivamente. Sobre todo porque el humor y la originalidad impera en la estrategia y el futuro cliente, aunque luego no termine el proceso adquiriendo nuestro producto se llevará una imagen agradable, simpática de nuestro producto o servicio.

Mientras visitaba El Rincón del Publicista, tropecé con un vídeo de la marca Nivea. Tiene unos cuatrocientos comentarios y no he encontrado ni uno que diga "buena idea", "me pondría en el lugar de la chica protagonista de la broma", más bien ha sucedido lo contrario. El estupor, la angustia y lo mal que lo pasa la chica que resulta diana de esta "genial" acción de marketing, es la que se gana nuestra simpatía, pero no la marca. Gran error.

No todo vale

Esta broma formaba parte de una prueba entre los posibles usuarios de un desodorante de la marca. Esta acción de guerrilla divide a los expertos en la materia. A mí, como publicista por casualidad, y como consumidora no me hace ni pizca de gracia. Es más, se realizó en Alemania, no quiero ni imaginar qué hubiera sucedido en Estados Unidos. Las demandas hubieran llovido a diestro y siniestro.

A los mismos que elevan a los altares esta técnica llevada a cabo por Nivea, entre risas y halagos, admiten que les daría un ataque al corazón o que les daría un ataque de nervios. Si bien la imaginación, la creatividad, el sentido de humor deben ser aliados en publicidad, rozar la línea entre lo gracioso y lo angustioso que no hace partícipe a la persona, al menos desde un punto de vista ocioso, no me parece efectivo.

Quizás hayan conseguido que hablemos de ellos, pero también han generado una imagen negativa y sus formas de tratar a los clientes. Os invito a ver el rostro de la chica, de una señora también víctima de esta "divertida" acción de marketing. Señores, no vale todo en publicidad.

No me imagino a los creadores del producto apoyando esta broma pesada para vender un nuevo producto de la crema que crearon allá por 1911. Quizás ellos también hubieran sufrido un ataque de estupor. ¿Es necesario llevar al sufrimiento a un anónimo inocente para vender?

En Pymes y Autónomos|Distribución de guerrilla,Reciclando moneda: la ecopeseta

Vídeo|Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio