He trabajado en varias empresas, cómo saber que descuento de IRPF debería tener si no quiero pagar a Hacienda
Consejos prácticos

He trabajado en varias empresas, cómo saber que descuento de IRPF debería tener si no quiero pagar a Hacienda

HOY SE HABLA DE

España es uno de los país donde la temporalidad es más alta. Esto provoca que al final de año muchos trabajadores hayan pasado por más de una empresa, lo que obliga a realizar en la mayoría de los casos la declaración de IRPF y esto suele suponer un serio disgusto. Si es el caso, en el que se ha trabajado en varias empresas es interesante saber qué descuento de IRPF deberías tener si no quieres pagar a Hacienda. Y es algo sencillo de averiguar.

Porque de esta forma podemos tomar las medidas adecuadas, ya sea solicitando en la empresa en la que estamos trabajando que nos apliquen una retención superior, o hacerlo por nuestra cuenta, dejando la parte que nos correspondería pagar de IRPF como ahorro en nuestra cuenta corriente.

¿Por qué pagarás a Hacienda si has trabajado en varias empresas diferentes?

La cuestión es por qué nos toca pagar a Hacienda si se supone que las empresas en las que he trabajado ya me han retenido lo que me corresponde. La realidad es que cada empresa aplica el tipo de retención a sus trabajadores en función del total que le paga anualmente.

Pongamos el caso de un empleado que trabaja en una empresa y tiene un salario bruto de 18.000 euros anuales. Por sus circunstancias familiares y según ha declarado en el modelo 145 a su empresa, le corresponde una retención de IRPF del 10%, es decir, un total anual de 1.800 euros.

Es mejor estar preparados para el disgusto de la declaración de Hacienda si hemos tenido varios pagadores

Si se da el caso de que otro empleado ha pasado por tres trabajos, donde sus ingresos han sido de 6.000 euros en cada una de las empresas, lo que igualan su salario al caso anterior de 18.000 euros. Pero en este caso cada una de ellas le ha aplicado la retención de IRPF en función de lo que han pagado, 6.000 euros, que pongamos por normativa y circunstancias familiares es de un 2%. El total de IRPF que ha pagado es de 360 euros.

La diferencia en ambos casos es notable, y esto es lo que al estar obligado a realizar la declaración de la RENTA al tener varios pagadores acaba por provocar más de un disgusto, puesto que se trata de una diferencia de 1.440 euros entre aplicar un 10% y un 2%.

¿Cómo saber qué retención total nos deberían aplicar?

Calculadora Irpf

Lo cierto es que la Agencia Tributaria dispone de una calculadora de IRPF, que está algo anticuada porque aplica las normas fiscales de 2020, pero que nos permite ir introduciendo nuestros datos familiares y económicos que si vamos incluyendo el total de percepciones recibidas de las diferentes empresas determinan qué retención nos deberían aplicar.

A partir de aquí ya nos toca a nosotros decidir que vamos a hacer. Es una situación complicada, puesto que lo habitual es que en la primera empresa en la que se trabaja, no se toquen las retenciones y se haya pagado un 2%. Es cuando nos vuelven a contratar, cuando ya tenemos que hacer esta previsión y no solo tener en cuenta el total que nos deberían descontar, sino cómo compensar lo que no nos descontaron en la primera empresa.

La primera opción es solicitar a la empresa en la que estamos actualmente que nos practiquen una retención superior a la que si se tienen en cuenta los ingresos que ellos nos pagan nos están practicando. Pongamos el caso de que nos aplican un 5%, utilizamos la calculadora de IRPF y nos correspondería un 9%. Si en la primera empresa solo nos aplicaron un 2%, una buena medida sería solicitar a la compañía en la que estamos trabajando que nos suba la retención a un 15% como medida de compensación.

La otra opción, teniendo en cuenta que ya sabemos que al siguiente año nos tocará pagar, es no solicitar nada, pero en cada nómina que cobremos, dejar un 10% ahorrado a cuenta de los impuestos que tendremos que pagar al año siguiente. De esta forma llegado el momento de liquidar tenemos nuestro dinero apartado para hacer el pago sin que nos suponga un quebranto económico. Eso sí, doler va a doler igual.

Imagen | Polina Tankilevitch en Pexels

Temas
Inicio