Compartir
Publicidad
Publicidad

Bajas por enfermedad: Malas para la empresa

Bajas por enfermedad: Malas para la empresa
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A raiz de la noticia que hemos leido estos días, relativa a la empresa que ha despedido a una trabajadora que se encontraba en coma, me gustaría hacer unas reflexiones sobre el sistema actual de retribuciones de bajas por enfermedad. Este sistema no favorece realmente a nadie y perjudica a todos como vamos a ver en los siguientes puntos.

Cuando una pyme tiene un trabajador con una enfermedad que se estime un periodo de larga duración, tiene en primer lugar que cubrir el puesto vacante, con todas las complicaciones y costes externos que ello puede presentar para determinados puestos, y segundo lugar afrontar unos gastos adicionales nada despreciables. ¿Qué opciones tiene la empresa?Mantiene al trabajador con enfermedad de larga duración en nómina, con lo que le va a suponer un gasto mensual aproximado del 57%(*) de la base de cotización que tuviese el trabajador en el mes anterior a la baja. A este gasto, tenemos que sumarle los costes de incorporación de otra persona para bajas de larga duración, que como es obvio el puesto de trabajo hay que cubrirlo. Evaluemos este coste a tanto alzado en el 140% de la base de cotización del trabajador que contratamos, con lo que la empresa tiene que asumir durante los meses de baja del trabajador unos costes laborales que ascienden aproximadamente al 197% de la base de cotización, una verdadera pasada.

Con la legislación vigente, la empresa despide al trabajador y le liquida la indemnización que le corresponda. A la empresa se le puede tachar de inmoral, falta de ética y todo lo que se quiera, pero con la ley en la mano, está actuando en consonancia con ella y la verdad sea dicha, multitud de microempresas y pymes no pueden soportar los gastos descritos para un solo puesto de trabajo. ¿En qué momento decide la empresa despedir al trabajador? En aquel punto que le resulte más económico abonar la indemnización por despido que los costes de la baja. No olvidemos tampoco que un despido improcedente es una cantidad económica de importe elevado en la mayoría de los casos.

Como podemos ver, la situación es bastante complicada para las pymes. ¿Cómo se podría mejorar la protección de los trabajadores frente al despido y los costes de la empresa? Procediendo a disminuir drasticamente las cotizaciones de la pyme o incluso eliminarlas para los periodos de bajas de larga duración, y articulando un buen sistema de control médico anti-fraude al respecto. Tengamos en cuenta, que en grandes empresas con gran número de trabajadores estos costes adicionales por bajas están calculados y cuantificados, e incluso se puede obviar el procedimiento de sustitución del trabajador, pero una pyme con dos trabajadores, si uno cae enfermo, no tiene más remedio que contratar a un sustituto.

(*) Porcentaje calculado suponiendo un coste medio de seguridad social del 32% de la base de cotización, y complemento por enfermedad del 25% a la base de cotización, establecido pr la inmensa mayoría de convenios.

En Pymes y Autónomos | Bajas por enfermedad: Peores para los trabajadores 

Imagen | ibermutuamur.es

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio