Compartir
Publicidad

Mucho CEO y pocas nueces

Mucho CEO y pocas nueces
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Emprender es la solución. Abres una revista un domingo, de esas que regalan con el periódico desde que el mundo es mundo, y ahí está el artículo o el reportaje sobre un grupo de jóvenes y no tan jóvenes que tienen su propia empresa. En ocasiones encuentras buenas ideas, solidez en el discurso y te tranquiliza saber que hay gente que arriesga su capital por llevar a cabo su sueño laboral.

Pero en el otro extremo están los CEO, así sin más. No son jefes, ni gerentes, son CEO. De la noche a la mañana, tu vecino del quinto es un directo ejecutivo de un negocio que se le ocurrió mientras tomaba la siesta y que se parece sospechosamente a varios que conoces en España y en Estados Unidos. Mucho CEO y pocas nueces, piensas. ¿Pero qué va a enseñar éste si no tiene experiencia? Si apenas ha trabajado.

El otro día Manuel Campo Vidal inició una cruzada contra el abuso de palabros en inglés cuando existen en castellano. Ojo, no atacó al aprendizaje del inglés, eso es necesario y sería de locos ir por ese camino. Se trató el asunto en modo chanza, en modo "con lo rica que es nuestra lengua" "¿por qué hacer uso de términos en inglés que despistan y además, ni siquiera quedan bien?"

Ese toque de pedantería causa rechazo en numerosos círculos empresariales. A mí no me importa tu cargo sino que hagas bien tu trabajo, que tengas experiencia o seas eficaz., suelen pensar muchos mientras aceptan tu tarjeta con sonrisa educada.

Me ha sorprendido encontrar en distintos blogs de CEO's reconocidos cómo se avergüenzan de haber utilizado ese término en su presentación tanto en la vida real como por redes sociales. Lo consideran un modismo, un término inexacto para quien gestiona una pyme y se siente inseguro por lo que recurrir a un anglicismo le reconforta, le hace sentir 'importante' y elevar el caché tanto de su negocio como de su persona.

Para mí son unos valientes, personas que han comprendido que uno es algo más que una apariencia, un término, es lo que realiza día a día y llegar a CEO o cualquier otro término que suena a algo grande es solo el resultado de años de trabajo y aprendizaje. Es algo más que unas fotos realizadas en todos los eventos que se lleven a cabo en su ciudad.

Me quedo con una reflexión de Javier Echaleku "¿Qué tiene más lógica? ¿Hacer caso al posicionamiento social o a la coherencia de la exactitud en la traducción e interpretación del término?"

Pues eso,existe un serio problema cuando un emprendedor está más preocupado por lo que va a poner en su tarjeta que en mejorar en su puesto. Se ha perdido el ir poco a poco. Cualquiera con una titulación a sus espaldas y poco más ya se autodenomina CEO. Y como he leído por ahí "el hábito no hace al monje".

En Pymes y Autónomos|¿Emprendedor o CEO?,Una carrera sana es una carrera de largo plazo Imagen|tiarescott

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio