Compartir
Publicidad

Hay vida más allá de los cuarenta

Hay vida más allá de los cuarenta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

He encontrado un trabajo titulado "Salir del paro a los 40", no, no se trata de un sesudo estudio actual,El trabajo está fechado en el año 1998, según el autor, existe (existía) una ley no escrita donde se reflejaba la dificultad para encontrar empleo tras tres años de búsqueda, y también dependiendo de la edad, en este caso: más de cuarenta años.

Los mayores de cuarenta y cinco años son los olvidados por las empresas. Hace unos meses Adecco compartía estas cifras: había crecido en un 96 % el número de parados en esta franja de edad. Otro dato a destacar es el que refleja que en este grupo, son las mujeres las que ganan a los hombres. ¿La razón? Amas de casa que se han visto en la necesidad de ayudar en la economía familiar.

El director general de Fundación Adecco, Francisco Mesonero, aseguró en su momento: "este resultado demuestra que la discriminación por motivos de edad no es un tema coyuntural". "Si bien se ha afianzado con la difícil situación económica, existen unos prejuicios sociales y culturales, históricos, que debemos trabajar para eliminar".

Si estar en el paro es duro, sentir que eres invisible para la gran mayoría de las empresas es una carga extra. Si la fuerza de voluntad, la motivación, y mantener intacta la autoestima es un esfuerzo, en este caso todo se multiplica.

Los casos de ansiedad y depresión alcanzan a personas que han ido cumpliendo años, a la vez que los currículums enviados o entregados en mano eran una y otra vez rechazados. Algunos han optado por emprender: abrir algún negocio, formarse y reinventarse (palabro de moda) pero siendo realistas no todas las historias acaban bien.

A pesar de todo, debemos decantarnos por el optimismo, la lucha diaria, y sobre todo, la creatividad. Creatividad para buscar nuestro hueco en una sociedad que no premia la experiencia, que ha hecho de la juventud un culto, en ocasiones con méritos y en otras sin ninguno. Juventud por juventud.

Una persona de cuarenta y cinco años no quiere vivir de una subvención que le dure un año, necesita y debe trabajar. El cumplir años no perdona a nadie, y ser tan osado como para ignorar qué se esconde detrás de una persona dejando a un lado su edad, sin ni tan siquiera ofrecer una oportunidad, es tan poco inteligente como contratar a un becario pensando que estará contento con un sueldo ridículo.

Unos y otros, jóvenes y mayores necesitan trabajar, y en ambos casos es igual de grave que reciban un no por respuesta mientras pasa el tiempo.

En Pymes y Autónomos|El paradigma de trabajo español ha de ser el emprendimiento si queremos salir de la crisis,El "Contrato Generaciones" o cómo hacer una chapuza con una buena idea

Imagen|InfoGibraltar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio