Compartir
Publicidad
Publicidad

El plan de negocio: es más difícil vender sobre plano que con el piso en construcción

El plan de negocio: es más difícil vender sobre plano que con el piso en construcción
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estos últimos días he tenido la oportunidad de conocer y analizar tres proyectos de emprendedores. Son totalmente distintos y cada uno de un sector diferente a los otros, los tres en una fase muy inicial y los tres con bastante potencial. Como casi todos los proyectos emprendedores, su base es una o varias personas que, con conocimientos y, en este caso, con experiencia en su sector, quieren buscar, a través de la creación de su propio negocio, su espacio en el mundo empresarial.

La cuestión principal que surge en los tres, es que sus promotores sólo conocen el ámbito al que se restringe a su actividad profesional, y desconocen o no tienen experiencia en gestión, en ventas, en finanzas y, además, antes o después necesitarán capital para poner en el mercado

Hablando con ellos y tratando todos estos temas, se me ocurrió la analogía con el sector inmobiliario, de ahí el título de este post. Ellos, como la mayor parte de los proyectos emprendedores, tienen un plano, un dibujo o esquema sobre cómo va a ser su prometedor negocio. Cualquiera que lo vea, puede hacerse una idea de donde van a estar las paredes, el tamaño de la cocina, si el baño tiene ducha o bañera, etc.

Pero muchos de los “compradores” saben que luego lo que aparece en ese plano no tiene porque ser así en la realidad. Esa esquina que debería ser de 90º es de 70 y no va a cabe rel mueble del salón, la habitación de 15 metros cuadrados se queda en 12, etc. El inversor (el comprador) no suele comprar sobre plano y quiere comprar viendo el piso en construcción, porque ahí es donde se pueden ver las cosas como son en realidad,

Aún así está corriendo un riesgo, puede decidirse a comprarlo y que, en poco tiempo, aparezcan grietas, puede que la instalación eléctrica esté mal y se sobrecargue al poner en funcionamiento los aparatos que se vayan a usar todos los días, a lo mejor las paredes son demasiado finas y se oye respirar a los vecinos. Es posible que antes de un año se arrepientan de haber hecho la compra, pero estima que el riesgo de equivocarse es menor haciéndolo de esta manera.

Por eso, el inversor no quiere planos y prefiere arriesgarse cuando ve el piso. Cuando esté clara la distribución, las vistas, la superficie, ... El emprendedor debe ir construyendo y haciendo un buen trabajo para levantar el edificio, con unos buenos fontanero, albañiles, electricistas, y creándose una reputación como constructor que refuerce ese proyecto.

Esos planos, el plan de negocio, no venden por sí solos, por eso, a la hora de buscar inversores, hay aportar algo más. Como bien dicen muchos inversores “se invierte en negocios, no en proyectos” por eso es mejor no intentar vender sobre plano.

En Pymes y Autónomos | Los criterios de un inversor
Imagen | Avodrocc

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio