Compartir
Publicidad
Publicidad

Cerrar tu empresa zombi para volver a emprender

Cerrar tu empresa zombi para volver a emprender
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando conocemos la cifra de que el 80% de las startups fracasan, no hay que olvidar que detrás de esa empresa zombi hay una historia, una apuesta personal y una serie de cuestiones económicas que resolver.

Emprender va de la mano del éxito y el fracaso. Cuando gana lo segundo y la empresa no genera ganancias, hay que echar la persiana aunque no sea fácil.Si no tenemos suficientes clientes para sobrevivir, el "ir tirando" acabará por hacer más mal que bien al negocio.

Cerrar es lo opción más inteligente

Por una cuestión emocional o de dejadez, cuando una empresa tiene pérdidas, no hay que demorar el cerrar. Porque cerrar conlleva un gasto no sólo emocional sino económico.

Es duro, forma parte del aprendizaje pero de los errores también se aprende. Lo saben muy bien los que están al frente de incubadoras de empresas.

Cada vez resulta más habitual, acudir a una de ellas, para que nos asesoren desde el inicio de una aventura empresarial:

Una incubadora:

Es el lugar donde acude un emprendedor con una idea e incluso sin ella, pero con el fin de investigar en qué proyecto podríamos invertir.

1.Preincubación, período durante el cual se ofrece al emprendedor una orientación para el desarrollo de su empresa.

2.Incubación, tiempo en el que se revisa y se procede al seguimiento de la implantación, operación y desarrollo del negocio.

3.Postincubación, etapa en la que tras haber puesto en marcha un negocio se realiza un seguimiento con el fin de mejorarlo de manera continua.

Pero a pesar de los éxitos y la garantía que ofrecen estas incubadoras de startups, entre todas existen negocios zombis.

Tarde o temprano hay que cerrar y seguir estos pasos para empezar de cero, y no ser dueños de un negocio con pérdidas.

Como bien comenta Jorge Dobón responsable de Demium, fundador de esta incubadora de staturps:

La mayoría de socios e inversores que más saben son los que se han equivocado no una, sino dos y tres veces y vuelven a empezar.

Conclusión

Grandes empresas como Toshiba tiraron la toalla. Con cien años a sus espaldas de historia, su modelo de negocio caduco y sus malas prácticas, sólo producía pérdidas y despidos, llegado el momento, hubo que decir adiós.

En Pymes y Autónomos|Por qué dejar un gigante empresarial por unirse a una startup

Imagen|Alexa_Fotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio