Publicidad

Despido por videoconferencia, la tecnología también sirve para ajustar plantillas

Despido por videoconferencia, la tecnología también sirve para ajustar plantillas
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Que las videollamadas han sido uno de los medios más utilizados para agilizar las comunicaciones en las empresas durante el confinamiento y para unir equipos que entonces no compartían oficina. Pero también muchos han visto la oportunidad de utilizarlos para otras cuestiones. Este es el caso del despido por videoconferencia, una forma de utilizar la tecnología para ajustar plantillas.

El problema es que la comunicación del despido tiene que realizarse cumpliendo con unos requisitos formales que garantizan la defensa del trabajador en caso de querer recurrir el mismo. Es imprescindible que el despido se comunique por escrito, que se argumenten los motivos del mismo y que conste la fecha desde la cual es efectivo.

Y esta comunicación se debe hacer de forma fehaciente. Normalmente se solicita al empleado que firme el comunicado de despido y se le entrega una copia. Si no está presente, el medio más habitual para asegurarse del no repudio es el uso del burofax. Si no se cumple es muy sencillo que el recurso en caso de llegar a los Tribunales declare despido nulo.

No es la primera vez que el uso de la tecnología no cumple con estos requisitos formales. En alguna ocasión el despido comunicado por WhatsApp ha sido recurrido con éxito. Una cuestión bien distinta es que esta tecnología se utilice para una comunicación verbal, que no exime de la posterior formal por escrito.

Es una forma de tratar de humanizar, en la medida de lo posible dadas las condiciones de distanciamiento en muchas empresas, el trance del despido. La simple comunicación por escrito es algo fría, un mero formalismo con el que parece que el trabajador no importa nada. Y no siempre es así.

Una cuestión diferente es si se graba la videoconferencia, para lo cual se necesita un consentimiento explícito del trabajador. Aquí ya si existe un elemento probatorio de la comunicación verbal, algo que puede ayudar a resolver litigios en caso de que el empleado busque alguna argucia para tratar de evitar este despido. Por eso la comunicación por escrito tiene que ser prácticamente simultánea a la verbal, sea presencia o por videoconferencia.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios