Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué voy a hacer yo?

Guardar
3 Comentarios
Publicidad


¿Qué voy a hacer yo? esta es la pregunta que tienen que responderse a diario todas las personas que son despedidas o aquellas que se ven obligadas a cerrar su empresa. Todos los días escribo algo sobre economía, indicadores, paro… pero rara vez nos acordamos del drama humano que genera un cierre de una empresa, un despido, lágrimas en los ojos, deudas, desazón y ambiente deprimido cuando muchos ven caer su vida como si de un castillo de naipes se tratara.

Pérez Reverte se ha despachado una columna en este sentido en XL Semanal, texto de los que pone el vello de punta, más aún si se conoce de primera mano el mundo de la pyme, si se ha pasado alguna vez por el trago amargo de realizar un despido o si se ha capitaneado una empresa que se ha hundido inmisericordemente en las ciénagas de la crisis.

Levantarse por la mañana, mirarse al espejo y no tener una actividad que hacer es un trago tan amargo como el que te revuelve el estomágo consecuencia de la resaca del día anterior. Por este trámite pasan todos los días algunos millones de personas que buscan la explicación a su situación en el fondo de un whisky con hielo en un bar de mala muerte, arrastrando sus miserias por lo rincones, laméntandose del entorno.

Es muy duro no tener absolutamente nada productivo que hacer y muchas deudas por pagar, pero en el fondo, esta situación tiene una sola parte positiva. No se puede caer más bajo y cuando se toca fondo como es el caso, cualquier cosa que se haga, debe levantar nuestra situación y no hundirnos más en las heces de la miseria.

Frente a esta soledad estamos solos y sólo podremos encontrar el apoyo de aquellos que realmente nos quieren. No busquéis fuerzas ajenas que os las presten, no las vais a encontrar. El camino de la del fracaso es duro pero nuestro corazón debe resarcirse en él cuanto antes, aligerar la carga, llorar deprisa, porque cuanto antes atravesemos el fondo, antes conseguiremos levantarnos un día, mirarnos al espejo y dejar de darnos lástima, seamos un empresario fracasado o un parado sin alternativa a corto/medio plazo para encontrar empleo. ¿Qué voy a hacer yo? La respuesta es la clave personal y cada uno debe encontrar la suya.

En Pymes y Autónomos | El síndrome del empresario parado
Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos