Publicidad

Por qué los supermercados sin líneas de caja y (casi) sin personal no son una amenaza para el pequeño comercio

Por qué los supermercados sin líneas de caja y (casi) sin personal no son una amenaza para el pequeño comercio
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Amazon está siendo pionera en muchos aspectos. Pero normalmente lo asociamos a la venta a través de Internet. Y sin embargo su concepto venta tradicional es revolucionaria, ya que prescinde en gran media de los empleados. Y sin embargo creo que los supermercados sin líneas de caja y (casi) sin personal no son una amenaza para el pequeño comercio.

Ir al súper, añadir productos a las bolsas en las que nos los vamos a llevar y salir tranquilamente por la puerta, mientras Amazon ya ha cargado en nuestra cuenta el coste de dichos productos. Esto supone un ahorro de costes muy importante, que deriva en mejores precios que la competencia. Pero este no es el segmento con el que compite el pequeño comercio, que ya tiene complicado igualar o acercarse a los precios de los grandes hipermercados.

Lo que además promete es una experiencia de compra más sencilla y optimizada, más cómoda y en menos tiempo al reducir por completo las esperas para pagar que en los momentos de mayor afluencia pueden ser considerables.

Pero el pequeño comercio tiene algo que no tienen ni los supermercados ni Amazon Go Grocery, la selección de productos y el conocimiento del cliente. El pequeño comercio conoce a su cliente, busca los productos de calidad precio que más se ajustan a su clientela, que le dejan el margen suficiente y le permiten diferenciarse de las grandes superficies.

Porque el pequeño productor local no suele vender en las grandes cadenas de distribución. El comercio tradicional también es cercanía, producto local, menos huella de carbono generada y esa calidez humana que para muchos puede ser incómoda, pero que marca para otros la diferencia de esa buena experiencia.

No se trata solo de llegar a la tienda de nuestro barrio para pegar la hebra, sino de que nos recomienden, nos indiquen que producto es más adecuado para nosotros o nos inciten a probar otros en los que no habríamos pensado. El tendero no deja de ser el experto del que nos fiamos y esto lo hacemos en Internet de forma habitual con absolutos desconocidos.

Imagen | Free-Photos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios