Publicidad

Seis ejemplos de como Internet también puede ayudar al pequeño comercio
Reflexiones

Seis ejemplos de como Internet también puede ayudar al pequeño comercio

Publicidad

Publicidad

Tal y como están las cosas hoy en día pensamos que Internet es un enemigo muy poderoso contra el que no se puede luchar. Pero la realidad es que también puede ser nuestro aliado. Por eso vamos a poner seis ejemplos de cómo Internet también puede ayudar al pequeño comercio.

Pero no podemos seguir la misma estrategia que siguen los más grandes. No podemos vender lo mismo que vende Amazon, El Corte Inglés o Mediamarkt, por poner varios ejemplos. El comercio tradicional ha perdido una de sus ventajas competitivas, la cercanía y comodidad. Muchas veces es más fácil comprar online que bajar a las tiendas del barrio a buscar un producto.

Internet nos puede traer clientes

El sector de la restauración es muy competitivo. La lucha por el cliente, que llegue a nuestro local y no a la competencia feroz. En este sentido servicios de reservas como El Tenedor es una oportunidad para ganar clientes, que vengan a nuestro local en lugar de otro que no está en esta plataforma.

También tiene un lado negativo, los precios tienen que ser muy competitivos y reducir su margen para captar a estos clientes. Pero el volumen de negocio que genera a muchos les compensa. Además se produce un efecto atracción sobre otros que simplemente pasan por la puerta. Todo el mundo quiere entrar a un local con gente porque piensa que es mejor, que otro que está más vacío.

Llevan nuestros productos donde nosotros no llegamos

En este mismo sector se ha producido un cambio de patrón en el consumo muy importante. Hoy se pide mucha más comida a domicilio que hace unos años. Y no todos los negocios se pueden permitir tener un repartidor contratado para llevar estos pedidos.

La nueva economía de las plataformas de Internet también permite que nuestros productos lleguen a más sitios

Las plataformas de reparto a domicilio generan un negocio que de otra manera tendríamos prácticamente perdido. A cambio de una comisión o un fijo por reparto, depende de la plataforma, tenemos la posibilidad de tener más visibilidad para estos consumidores que quieren que la comida llegue a casa y también alguien que se encargue de este trabajo.

Una forma de distribuir mejor nuestros productos

Este ejemplo lo podemos extrapolar a otras muchos comercios. ¿Cuántas veces nos hemos quedado con restos de stock porque al final nadie parecía interesado? La realidad es que vender en eBay o utilizar Amazon como plataforma logística puede ser una oportunidad para vender algo que de otra manera no tiene salida en nuestra tienda y acabará generando pérdidas.

Un mercado de millones de consumidores

En otros casos Internet nos abre al mundo. Pongamos el caso de un pequeño artesano, que vende algo que el produce, pero que en su ciudad no todo el mundo puede pagar este trabajo, único y manual. Sin embargo, Internet nos da la posibilidad de ampliar nuestro nicho de mercado.

Aquí no tenemos tanta competencia. Es un producto artesanal, donde el principal trabajo está en conseguir la visibilidad, en llegar a aquellos que no nos conocen, ganarnos su confianza para que pidan nuestros productos sin estar en nuestra ciudad o incluso en nuestro país.

Convertirse en punto de recogida de productos

La logística es otro de los puntos clave del comercio electrónico. Un punto débil puesto que recibir el producto en casa o en el trabajo no siempre es posible. Por eso convertir nuestro negocio en punto de recogida de productos que se venden por Internet puede ser interesante.

Por un lado porque tenemos una pequeña comisión por cada uno de ellos, por otro porque ganamos visibilidad y podemos lograr que ese cliente que está esperando a que le entreguemos su compra se interese por algo que tenemos en nuestra tienda.

Pero también tiene un lado negativo, porque todo ese tiempo que dedicamos a recoger y ordenar paquetes, a entregarlos a sus destinatarios no lo utilizamos para tratar de saber cómo podemos ganar dinero con nuestro negocio. Y esto al final es un problema.

Llegar a encontrar más productos para sus clientes

Por último Internet nos abre a un mundo de proveedores que nos permiten encontrar productos a mejor precio para nuestros clientes. Conocemos a nuestros clientes y lo que demandan, Internet nos puede poner en contacto con otros proveedores que de otra manera no habríamos conocido.

En el caso del artesano puede que no necesite nuevos productos, pero si puede encontrar materias primas de calidad más económicas de las que tiene en su propia región. Y al final todo suma para hacer un producto de calidad y más competitivo.

Hay muchas más, sobre todo porque cada empresa es diferente. Internet se puede convertir también en un aliado. No será fácil triunfar, ganar visibilidad o hacer que un pequeño productor venda a nivel mundial. Pero si nos da una oportunidad que de otro modo no tendríamos.

Imagen | ivanacoi

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios