Publicidad

No soportas a tu jefe, pero, ¿estás preparado para soportar a tus clientes?

No soportas a tu jefe, pero, ¿estás preparado para soportar a tus clientes?
Sin comentarios

Una de las principales razones que esgrimen los autónomos para trabajar por cuenta propia es que, de esta manera, son los responsables de su propio negocio. Vivir sin jefes es el sueño de muchos trabajadores, ya que así pueden gestionar su trabajo de una forma mucho más autónoma y flexible.

Sí, es cierto; ser autónomo implica ser tu propio jefe y, en consecuencia, ser responsables del destino de nuestro negocio. Por todo ello, es necesario buscar clientes, conseguir su confianza y mantener la relación el mayor tiempo posible para que la empresa sea realmente viable.

Esto implica que, de facto, los clientes pasan a ser nuestros jefes. A ellos son a los que hay que rendir cuentas, y de una forma mucho más seria si cabe. Al fin y al cabo, un jefe cabreado no tiene por qué tener consecuencias más allá de lo que ocurra en la empresa, pero un cliente enfadado son varios clientes potenciales perdidos.

Además, la máxima de que el cliente siempre lleva la razón no siempre tiene por qué cumplirse. Existe una tipología de cliente caracterizado porque son muy abusivos en sus peticiones, fundamentalmente porque son implacables, desagradables o demasiado necesitados de atención.

Este tipo de clientes son, a menudo, mucho peores que el más desagradable de los jefes. Y aunque nuestro mayor deseo sea dejar de trabajar con ellos, en ocasiones no es posible debido a la necesidad de facturar. Por esta razón, hay muchas personas que no están del todo preparadas para soportar a sus clientes, incluso aunque tampoco lo estén para soportar a sus jefes.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio