Publicidad

¿A qué destinan los autónomos el dinero que no pagan por cotizar por debajo de sus ingresos?

¿A qué destinan los autónomos el dinero que no pagan por cotizar por debajo de sus ingresos?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Poder elegir la base de cotización es un privilegio. Son muchos los autónomos cuyos ingresos superan, en muchos casos con creces la base de cotización mínima. Incluso si han aumentado su base, en la mayoría de los casos los ingresos siguen superando la nueva cifra elegida. Pero ¿a qué destinan los autónomos el dinero que no pagan por cotizar por debajo de sus ingresos?

La prudencia indica al autónomo en la mayoría de los sectores que el dinero que ingresa puede variar. Este ha sido un buen año y hemos ganado por encima de 23.000 euros netos, ¿cotizaríamos por esa cifra? La realidad hace pensar que si el año no es tan bueno quizás nos quedemos en 19.000... Por lo tanto siempre se tienda a la baja a la hora de cotizar.

Es mi dinero y me lo gasto en lo que quiero

Lo cierto es que no hay una estadística que sea fiable sobre esta cuestión. Además es algo que varía con las franjas de edad. Mientras que un autónomo con 25 años puede ver ese dinero que se ahorra pagar a la Seguridad Social como un extra que dedica a gastos personales o consumo, un profesional de 50 años posiblemente piense en crear su plan de pensiones privado para asegurar un mayor poder adquisitivo durante su jubilación.

No todos los autónomos son previsores en los momentos de altos ingresos

En otros casos se destina este dinero directamente al ahorro. Se guarda como una provisión porque no sabemos que ocurrirá el día de mañana, si no tendremos tanto trabajo o pasaremos un mal trago porque un cliente o varios deciden que no quieren o no pueden pagarnos. Es un colchón que nos asegura una tranquilidad financiera a corto y medio plazo.

En otras ocasiones el autónomo prefiere realizar una inversión, a corto o medio plazo buscando una rentabilidad para su dinero. Esta suele ser una fase que viene después del ahorro, cuando ya tenemos un pequeño resguardo suficiente, pero con lo que no se cotiza se puede mover para que nos rente algo más que en el banco.

Otra alternativa sería complementar las coberturas de la Seguridad Social con nuestro propio seguro, ya sea para una incapacidad temporal, para una enfermedad, etc. De esta manera si tenemos un accidente laboral, teniendo en cuenta que nuestra base de cotización es baja, nuestros ingresos se verán complementados por el aporte del seguro contratado. Al igual que sucede con las pensiones, se trata de no poner todos los huevos en la misma cesta.

Lo cierto es que parece que esta libertad está a punto de acabar. Cotizar por ingresos reales ajustará un poco más el sistema. La gran beneficiada será la caja de la Seguridad Social que mejorará de forma notable sus ingresos. Los perjudicados los autónomos que no destinaban el dinero que se ahorraban a gasto que pierden su libertad.

Imagen | Ronile

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios