Compartir
Publicidad

7 frases de cuñados que minan la moral de los emprendedores

7 frases de cuñados que minan la moral de los emprendedores
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tenemos un idea en mente. Se ha creado un plan de negocio riguroso que avala su rentabilidad. Y es el momento de dar el paso para hacerlo realidad. Además de lograr la financiación muchas veces hay que luchar contra los cuñados, los reales y los metafóricos, que con sus frases lapidarias acaban por minar la moral de los emprendedores, como diría un hombre hecho a sí mismo como Antonio Recio.

No es que tengan mala intención, simplemente es que siempre son pesimistas y se ponen en lo peor. El éxito o el fracaso no está escrito. Se labra con las decisiones que se toman al montar un negocio. No se trata de inventar la rueda, pero si de tener éxito donde muchas veces otros ya han fracasado.

Las peores frases de cuñados que no deben hacerte desistir de tu idea de negocio

  1. Pero si ya tienes un trabajo fijo para que te vas a liar la manta a la cabeza e irte a la aventura. Esto es algo muy habitual. El piensa que ya tienes un sueldo fijo, es uno de los mayores frenos a la hora de perseguir sus sueños. Está muy arraigado en la cultura popular. Le pasó hasta a Almodóvar cuando tuvo que renunciar a su excedencia en Telefónica. (Y eso que era el momento en que ya era un director consagrado).
  2. Esto aquí no funciona es una de la frases más lapidarias. El mercado cambia. De otra forma no se podrían haber implantado en España negocios de venta de pizza, kebab o hamburguesas, algo que hace unos años era impensable ver en muchas ciudades.
  3. Piensa en la familia es una de las frases que apelan a un sentimiento emocional. No importa que todo esté muy avanzado, el riesgo de montar un negocio supone que se traslada a la estabilidad familiar. Muchos autónomos y emprendedores piensan precisamente en su familia cuando lanzan un negocio, en darles un futuro mejor. Pero en una cosa tienen razón, hay que establecer barreras de seguridad financiera y jurídica, para que si algo sale mal no se traslade de la empresa a la familia.
  4. Mejor invierte en bitcoins, crea un app o cualquier otro tema que esté de moda en ese momento y ofrezca alta rentabilidad. Para que nos vamos a complicar, si el beneficio está ahí al lado, solo hay que invertir en el momento adecuado en la burbuja correcta. Y esto lo llevo viendo desde hace años, desde invertir en chicharros de bolsa a los sellos o los bitcoins tan de moda últimamente.
  5. No va a salir bien, a pesar de que expliques el proyecto, los beneficios, el plan de negocio, etc. Siempre hay gente que no ve el lado positivo. Tengo un producto que me dejará un 300% de beneficio. Pero no va a salir bien. ¿Por qué? No te dan una respuesta exacta, simplemente lo repiten como un mantra.
  6. Pero si todo ya está inventado que viene a ser una actualización del famoso "Que inventen ellos" de Miguel de Unamuno, pero que no deja de ser un lugar común ya en la cultura empresarial de nuestro país. Y no hay más que mirar las principales empresas cotizadas de Wall Street para ver que no, no estaba todo inventado.
  7. Si, pero no es el momento es otra de las frases lapidarias. Es cierto que muchas veces el éxito o fracaso de un producto tiene que ver con la madurez del mercado. Pero cuando normalmente se aplica esta frase se hace con la intención de desanimar. Nunca parece ser un buen momento económico para emprender. Si estamos en crisis, no hay clientes. Si es la economía va bien, los alquileres o traspasos de locales son altos y los costes de explotación más elevados.

Lo cierto es que se necesitan más datos para iniciar un negocio, que refranes y lugares comunes. Más análisis de la competencia y el mercado, que malos augurios de aquellos que solo ven riesgo en lugar de oportunidades. Un buen plan de negocio, una buena campaña de promoción para captar clientes desde el primer día y estar dispuestos a trabajar muchas horas, muchas más de las que inicialmente se ha pensado.

Y hablar con otros que han intentado el mismo camino que ahora queremos recorrer. Que no nos cuenten solo la parte bonita, sino también las dificultades, las piedras que vamos a encontrar en el camino para estar preparados y saber como sortearlas.

En Pymes y Autónomos | ¿Es tu cuñado el mejor asesor para tu empresa?

Imagen | Ryan McGuire

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos