Compartir
Publicidad

Obsesión por mimar al cliente

Obsesión por mimar al cliente
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Hace tiempo que se nos dice que hemos de ir más allá de ofrecer un simple producto o servicio, que ofrecer un producto o servicio como el nuestro es fácil, que es incluso en la mayoría de casos prácticamente imperceptiblemente diferenciable de los que ofrece nuestra competencia, pero que hay varias formas de alcanzar la tan anhelada diferenciación y una de ellas es enfocar grandes esfuerzos en la atención al cliente.

Yo sinceramente soy personalmente un defensor acérrimo, enfermizo y absoluto del valor de la atención al cliente, para conseguir una ventaja competitiva respecto a los demás, y aquí no me estoy refiriendo tan solo al volcar nuestros productos y servicios a los intereses de nuestros cliente, en ofrecer una orientación total al cliente, sino que esta orientación la planteo en todos los estratos de nuestra relación con el cliente, en la experiencia completa de cada segundo que dura nuestra relación comercial con el cliente.

Creo que orientar nuestros productos y servicios al cliente está bien, pero sobretodo hemos de orientarnos nosotros, los empresarios y autónomos y todos y cada uno de los que conformemos nuestro negocio en la excelencia en el trato al cliente, y la excelencia en el trato al cliente es que denote ya no solo en un primer contacto con nosotros que cualquier problema que tenga con lo que nos adquiera, compre o contrate le será resuelto o bien gestionado, pues ello se presupone, pero aun y en el caso de alguna vez podamos fallar en eso el cliente nos lo podría perdonar, perdonar podría si hubiésemos generado en el cliente un autentico sentimiento de pertenencia o de bienestar con nosotros.

Bienestar y excelencia al cliente es saberse escuchado, respetado en todo momento, orientado en las dificultades y aconsejado ante las dudas, excelencia es tener un trato de forma regular con el cliente aun y cuando no esté “activo” en nuestra lista de compradores, excelencia es acordarnos de aquellas fechas señalada, excelencia es una llamada de cortesía, excelencia es dar matices emocionales a la relación y ser fiel y exclusivo a esa relación, excelencia es ser altamente eficientes en nuestra relación comercial con él, excelencia es que el cliente sepa que en todo momento podrá contar con nosotros, y es que excelencia es cuando alcanzamos aquello que otros no pueden alcanzar para él.

En Pymes y Autónomos | Blancanieves y los siete mandamientos de atención al cliente
Imagen | jp-

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos