Compartir
Publicidad

Perder el miedo al cambio, el paradigma del empleo en el siglo XXI

Perder el miedo al cambio, el paradigma del empleo en el siglo XXI
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En el siglo XX era habitual, o al menos no era raro, que un trabajador iniciara su vida laboral en una empresa acabara jubilándose en la misma. Al menos los empleos tenían una duración amplia, de varios lustros. Sin embargo hoy en día una de las principales cualidades de un trabajador tiene que ser perder el miedo al cambio, ya que seguramente va a tener que saltar de una empresa a otra de forma constante a lo largo de su vida laboral.

Esta adaptación al cambio define una característica muy importante que las organizaciones también buscan en los empleados. Al igual que ocurre con los trabajadores y sus perfiles profesionales, las empresas también tendrán que reinventarse a si mismas, buscando nuevas oportunidades de negocio.

Muchos de los trabajos que hoy realizamos puede que el día de mañana sean fácilmente sustituibles por máquinas, especialmente aquellos de menos valor en la cadena. Por ello es necesario apostar por la creatividad, la innovación y la constante reinvención de nuestro perfil profesional, siempre apoyados en un entorno digital.

Si hace unos años trabajar bajo presión era una de las características que se buscaban en este entorno. Hoy en día lo que se busca es un trabajador que sepa adaptarse a los cambios, que pueda desarrollar sus competencias digitales y no tenga miedo a esta inestabilidad. Pero también a las empresas que igualmente tendrán que implementar cambios de forma constante para adaptarse a las necesidades del mercado.

El "si funciona no lo toques" es hoy en día una de las maneras más sencillas de quedarse obsoletos que existen. Quizás se pone el acento en los empleados, pero en muchos casos los más resistentes a dichos cambios son los propios cuadros dirigentes en las empresas. Esto puede provocar que las oportunidades de negocio no se aprovechen de forma adecuada.

En Pymes y Autónomos | Hacer una tortilla sin romper un huevo o por qué los cambios en la empresa nunca son transparentes

Imagen | Geralt

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio