Publicidad

La oficina del 2021 es mucho más que un espacio concreto, más un tiempo que dedicamos a trabajar
Management

La oficina del 2021 es mucho más que un espacio concreto, más un tiempo que dedicamos a trabajar

HOY SE HABLA DE

Uno de los cambios que han llegado en 2020 y que esperemos perduren es la movilidad en las oficinas. Hablamos de que muchas empresas han dado el paso para convertir la oficina en 2021 en mucho más que un espacio concreto, más un momento en el que vamos a trabajar sentados delante de un ordenador, sin importar tanto en qué lugar lo hacemos.

Se convierte de esta manera la oficina en un momento, en un tiempo que dedicamos al trabajo de una forma concreta. No quiere decir eso que cuando estamos visitando a un cliente, utilizando nuestro móvil para recoger datos o mostrar un catálogo de productos en una tablet no estemos trabajando. Pero ya se asume que no estamos en la oficina.

La oficina es cómo se trabaja, no dónde se hace

Sin embargo, mientras estamos en casa, sentados en un escritorio, con un portátil o un ordenador de sobremesa y conexión a Internet y tenemos acceso a datos, a la información de igual manera que si estuviéramos dentro de la empresa, si estamos en la oficina. O podemos estar en un coworking, en centro de negocios o una cafetería como ocurría en tiempos anteriores al COVID.

Es más una cuestión de cómo trabajamos, de a qué tipo de recursos accedemos y qué tareas vamos a desarrollar que de dónde lo hacemos. Las empresas podemos decir que han roto el mito de no se puede trabajar desde casa. Muchas de ellas han descubierto que no necesitan estar en el despacho para poder trabajar. Incluso son muchos los mandos intermedios y responsables que se apuntan a este modelo.

Invertir en facilitar trabajar desde cualquier lugar sale muy rentable

También han visto que ser productivos si tenemos las condiciones adecuadas no es complicado. No es lo mismo tener que trabajar desde casa en pleno confinamiento, con niños y resto de la familia, que en cualquier otro momento del año. Que puntualmente es incluso más cómodo conectarse desde casa que tener que desplazarse para recoger un dato que necesitamos o completar una tarea concreta.

El reto para las empresas es aprovechar esta tendencia a su favor. Permitir trabajar desde cualquier lugar y hacerlo de forma productiva y segura. No serán todas. Muchas siguen resistiéndose, manteniendo un presentismo que poco ayuda a ser más competitivos. Afortunadamente cada vez son menos. Y la tendencia a facilitar el trabajo desde fuera de la oficina cada vez es más común.

Un movimiento global

Por último habrá que ver si en 2021 se empiezan a negociar en los convenios condiciones de teletrabajo, donde se hagan cargo del coste de equipos portátiles o pantallas extra que muchos pueden necesitar para desarrollar su tarea de forma efectiva desde casa. También a medio plazo muchas empresas, algunas ya han empezado, preparan escenarios mixtos, donde hoy estoy en la oficina, pero mañana cierro el portátil y lo hago desde casa o desde mi segunda residencia.

De hecho es un movimiento global, donde las ciudades de tamaño medio, que facilitan una mejor calidad de vida y un coste de la vivienda menor, están buscando a este profesional que puede trabajar a distancia, bien remunerado y buen poder adquisitivo. Habrá que ver quién logra captar más de estos trabajadores a medio plazo, que pueden cambiar incluso el modelo de ciudad o de determinados barrios.

Imagen | Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio