Compartir
Publicidad

La psicología y la economía: El dinero tiene miedo

La psicología y la economía: El dinero tiene miedo
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de mi primera compra de acciones en bolsa (las famosas Telefónica Móviles) me di cuenta que la economía no se rige por razones objetivas, ¿Cómo podía ser que una empresa que daba enormes beneficios cayera en bolsa desde su primer día de cotización y no se recuperara hasta la definitiva compra de sus participaciones por parte de su matriz Telefónica? Ah, claro el fin de la burbuja de Internet, y poco importaba que la empresa incrementara cada año su facturación así como su cartera de clientes.

En la actualidad está sucediendo algo parecido, la construcción se ha erigido como principal actividad económica de nuestro país, y desde hace unos meses se ha visto perjudicada por los medios de comunicación que no hacían más que anticipar la bajada de ventas del sector, y por lo tanto un descenso de sus precios.

En esta situación de crisis psicológica y unos precios tan elevados, muchos particulares han decidido lógicamente posponer su decisión de compra. Obviamente a menor demanda, deben reducirse los precios para poder vender. Pero estos medios de comunicación que irresponsablemente han ayudado a crear esta crisis de falta de confianza, han olvidado la privilegiada situación que ocupa la actividad de construcción dentro de la economía española, de ella dependen miles de empleos y familias, y si bien la bajada de precios se podía haber hecho de forma escalonada, (pues pocos españoles podían hacer frente con sus salarios al exorbitante precio de los pisos) suponiendo un aterrizaje de las ventas paulatino, se ha anticipado, pues como dice el título de este post, el dinero tiene miedo, y los bancos han cerrado el grifo, no hay promotor al que no se le haya negado un crédito para poder continuar con su actividad, a pesar que sus relaciones con la entidad bancaria hayan sido siempre perfectas, exentas de incumplimientos por su parte. Como consecuencia, se está dando una sangría de recortes de puestos de trabajo y suspensiones de pago por parte de las promotoras, con el grave perjuicio para la economía nacional que ello conlleva.

Así pues, ya hemos olvidado los grandes beneficios que generaban hasta hace poco las grandes constructoras y promotoras inmobiliarias, y el dinero huye de ellas, ¿pero hacia donde?

El Gobierno confía, incrédulamente, que el sector de la industria, pueda absorber el empleo perdido por la construcción. Parece ser que ya han olvidado los cierres de las grandes plantas de Delphi, Samsung, Levi’s, Durex, las amenazas de Nissan y Renault de cerrar sus plantas de producción… y de la implantación de las propias empresas españolas en Marruecos o países del este de Europa.

Por lo tanto, el panorama económico para los próximos meses no es nada halagüeño, y probablemente hasta después de las elecciones no veamos un aumento de las ventas de la vivienda y de los vehículos. Mientas tanto, los medios de comunicación no hacen más que hurgar en la herida, y continuar haciendo su apología de la crisis económica, (uy, lo que ha subido la leche) también auspiciada por diferentes partidos políticos, sin ser conscientes que hay muchas personas que actúan en consecuencia ante sus manipuladas informaciones con los efectos que puede tener.

Porque al final en economía la psicología también influye.

Foto: Chrisjewis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio