Publicidad

Jóvenes y mayores, siguen buscando un futuro laboral fuera de España

Jóvenes y mayores, siguen buscando un futuro laboral fuera de España
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La crisis económica que comenzó en 2007, invitó a marcharse de España a muchos españoles, y es ahora en Navidad (y no todos) cuando regresan. Aunque la mayoría de jóvenes profesionales que emigraron con la crisis sueñan con volver, las condiciones laborales que han encontrado en Alemania, Reino Unido, Francia o, incluso, en el vecino Portugal les frenan.

España será un país donde haya una buena calidad de vida y mucho sol, pero a nivel laboral es deprimente. Por esta razón, no es extraño que una generación de jóvenes preparados, al no encontrar un sueldo digno decidieran hacer las maletas para no volver.

Emigrar sigue siendo la salida laboral más interesante

En 2018, por primera vez España registró el primer saldo migratorio positivo de españoles. Es decir, en 2017, volvieron al país más de los que se fueron. Según los últimos datos del INE, retornaron 45.000 emigrados, casi el triple de los que regresaban en los años anteriores a la crisis, cuando comenzó la fuga de titulados universitarios.

Sin embargo, aún son muchos los jóvenes profesionales formados en universidades españolas que siguen cotizando fuera y que, por ahora, solo vuelven por Navidad para visitar a la familia y con una idea firme en la cabeza: volver sería una locura.

Con salarios bajos y condiciones pésimas, qué motivo hay para regresar a España

Aunque la mayoría de los que se fueron sueña con trabajar en España algún día, las condiciones laborales que han encontrado en Alemania, Reino Unido, Francia saben que aquí no las hallarán. Las jornadas laborales son eternas, las horas extras no se suelen pagar y los salarios son bajos, con lo que es difícil conciliar trabajo y vida familiar.

Los familiares suelen ver como parte positiva, al hecho de que su hijo o su hija lleve fuera de España más de diez años, que en el país de acogida, se le valora profesionalmente, y se le respeta, algo que en España es difícil por no decir, casi imposible de encontrar.

Cuando volver es más difícil que irse

Estas situaciones te hacen pensar que no volverás a ver a algunos amigos, puesto que no todos pueden permitirse pagar un billete de avión. También se marcharon muchos a América y con suerte, ven a su familia española, una vez al año o cada dos.

La descripción de lo que ocurre en este país es clara: En España hay demasiada demanda de empleo para las pocas ofertas existentes, por lo que los empresarios se permiten el lujo de establecer salarios bajos y muchas otras condiciones que terminan generando precariedad laboral

Si uno rechaza una oferta, habrá otros diez que la acepten. Por lo tanto, sólo queda una opción: marcharse y si no es posible sobrevivir con sueldos tan bajos que apenas permiten pagar las facturas y no ahorrar. ¿Feliz 2020?.

Imagen|Pixabay

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios