Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Se practica la meritocracia?

¿Se practica la meritocracia?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Cada vez existe una sensación generalizada que vivimos en una sociedad dominada por los lobbies y el nepotismo y no sólo en la esfera pública o de la Administración. Es un germen que cada vez se está contagiando en el sector privado con una intensidad manifiesta en los últimos años.

Cada vez se hace más necesario recuperar el compromiso con la “meritocracia” en las empresas y empezar a prescindir de los compromisos personales que al final no resultan en absoluto beneficiosos. Con esto no quiero dar a entender que se tenga que dejar de contemplar una opción porque resulte ser un amigo o un hijo de un conocido, lo que se debe de hacer es actuar con objetividad.

Esto no es algo que solo ocurra cuando se contrata a alguien. En la actividad de una organización es imprescindible realizar una evaluación continua de todos los componentes de la misma, evaluar sus méritos, con independencia de la jerarquía. Se suele caer en la tentación de recompensar a todos aquellos que basan su relación en los panegíricos o que consideramos como buenos empleados porque no producen ninguna distorsión en el equilibrio de la organización porque asumen con total docilidad lo que se les propone.

Hay que ser exigentes con todos quienes componen la organización y recelar de todos aquellos que asienten y no discrepan de nada de lo que se les propone y menos aún recompensarlo y reconocerlo como un mérito. Esta actitud manifiesta poca implicación y compromiso con la empresa. Es infinitamente mejor que alguien discrepe y haga propuestas, porque como mínimo muestra implicación, que aquel que asume todo lo que se le propone sin más.

Imagen | samantha celera
En Pymes y Autónomos | La relatividad del tiempo, El salario productivo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos