Compartir
Publicidad

Los 'contras' de elegir el coworking para trabajar

Los 'contras' de elegir el coworking para trabajar
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se han multiplicado en las ciudades y se han convertido en una opción preferente para muchos profesionales autónomos y pequeñas empresas. El fenómeno coworking crece y en estas líneas hemos hablado sobre sus bondades o sobre los factores para optar por uno. Sin embargo, también es necesario plantear los obstáculos que uno puede encontrarse al elegirlo como forma de organización del trabajo.

Hace una semana, el compañero Fosterwitt señalaba en un artículo lo que nos puede aportar esta modalidad de trabajo en el día a día: reducción de costes, los contactos y la ayuda o el establecimiento de un horario. Pero, ¿y los obstáculos? Yo destacaría tres fundamentales:

  • Precio. Lo incluía como de los factores decisivos a la hora de elegir un buen espacio. La mayoría de ellos pecan de precios relativamente altos teniendo en cuenta los ingresos de una gran parte de los autónomos y freelance. Unos gastos fijos de 150 euros para la oficina puede ser muy asumible para unos, pero un motivo para destrozar la humilde cuenta de resultados de otros.

  • Falta de ‘intimidad’. Suelen ser oficinas abiertas y eso hace que tener una cierta parcela de intimidad sea una tarea casi imposible. Hay a quien eso puede no importarle, pero a otros, seguramente, sí.

  • Riesgo de distracciones. Está relacionado con el anterior: que sea una oficina abierta puede hacer que el ruido o las interrupciones de los ‘coworkers’ mermen el rendimiento y la productividad si no se les pone coto.

Creo que el coworking es una modalidad más que interesante. Pero es bueno que contemos en el momento de la elección también con los ‘contras’.

En Pymes y Autónomos | Qué nos puede aportar el coworking, El coworking o cómo evitar la soledad del trabajador autónomo Imagen | yutaka-f

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio