Compartir
Publicidad

La imagen de tu negocio eres tú

La imagen de tu negocio eres tú
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hay mejor lugar para hacer un estudio de campo que cualquier ciudad. Todos los actores representan a la perfección esos números que luego vemos reflejados en frías estadísticas. Ayer sin ir más lejos, dos personas sirvieron como muestra para reflejar la importancia del comportamiento y su fuerte repercusión si se tiene negocio. Además de la imagen personal como una pieza primordial.

Sin caer en la exageración, cuando uno está al frente de un comercio, pyme o es autónomo el cómo actúe, se vista y hable estará reflejando cómo trabaja, cómo gestiona y cómo será su trato con los clientes. Determinadas actuaciones se pueden fingir o cambiar dependiendo del escenario, pero en situaciones del día a día donde se debe demostrar civismo nos expondremos tal y como somos.

Imaginemos a un conductor de autobús. Hace la misma ruta todos los días. Su actitud es similar cada semana. Saluda, es correcto y jamás discute con ningún otro automovilista. Ayer, hace un favor a un motorista y él para en otro lugar de donde le será más difícil salir, para que sus pasajeros suban y así el conductor de la moto puede pasar porque parece tener mucha prisa.

A pesar del gesto de buena voluntad, el otro le adelanta de mala manera y se le cruza lo que genera un frenazo por parte del chófer tranquilo. Ante el susto de los viajeros por la brusca parada, el motorista se gira (el semáforo está en rojo así de que nada le ha servido correr) y empieza a increpar al otro. Le sonríe, con una mano en la que sostiene un cigarro le pide que se calme mientras ríe.

El otro, pierde los nervios ante tanto aspaviento,pero sólo para decir cuatro palabras sin elevar la voz. Al final confiesa que si no estuviera allí sino en su coche le diría algo más pero que ni quiere ni debe. La cara del descarado motorista le resulta familiar a alguno de los testigos que van en el autobús. "Ese tiene una escuela de baile".

Se añade otra voz: "Yo iba y me lo dejé, no me gusta el horario ni el precio, y no iba a volver pero ahora menos, y míralo encima va fumando... ahora si que no me apuntaría ni aunque me diera gratis las clases"

Un gesto supongo que para él 'inocente' en su forma de ¿conducir? sirvió para que algunos antiguos clientes vieran una forma de comportarse poco responsable, maleducada y encima dejó ver un comportamiento nada sano ni coherente en alguien que trabaja en un lugar donde se hace ejercicio. La imagen de tu negocio eres tú, más allá de tu página web, o de lo que digan los demás.

En Pymes y Autónomos|La imagen de la empresa comienza por el trabajador,Cuando un trabajador mejora la imagen de la empresa Imagen|cabezadeturco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio