Compartir
Publicidad
Publicidad

El pequeño comercio, el Astérix el Galo de España

El pequeño comercio, el Astérix el Galo de España
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Por carretera vemos múltiples señales que nos avisan de que próximamente nos hallaremos en un área donde hay un inmenso y bien surtido centro comercial. Por la radio oímos cuñas donde anuncian rebajas o algún evento en otra gran superficie.

¿Cómo puede el pequeño comercio sobrevivir ante semejante invasión? Los comerciantes, al igual que los aldeanos ficticios encabezados por Astérix y Obélix tienen como pócima mágica: la creatividad, el trabajo en equipo e Internet para luchar contra esos centros tan bien surtidos y poderosos.

Especialización

Una de las vías para diferenciarse de la competencia es apostar por la especialización. Tras un buen estudio hay que plantearse en qué pueden gastar el dinero hoy día los clientes.

Por ejemplo: una tienda de lámparas ya no tiene la misma salida que hace unos años. ¿Cambiamos de lámparas todos los años? La respuesta es no. ¿Por qué no apostar por otros enseres relacionados con el sector pero de uso más frecuente? Quizás es hora de pensar en otro perfil de cliente.

Todos a una

Las Asociaciones son la clave. Los frentes son diversos: las grandes superficies, las compras a través de Internet. ¿Cómo seducir entonces al cliente para que compre en el comercio de siempre? Dándole la vuelta al escenario: el pequeño comercio ha de modernizarse.

Internet es para todos

Y hay muchos nichos por cubrir. Por ejemplo el de sector de la comida saludable. Qué mejor opción que poder encargar la comida por Internet y recogerla o que te la traigan desde tu propia localidad.

Comida de la huerta a casa prácticamente. Por esta opción llevan unos años apostando muchos comercios.

Tratar al cliente como si fuera el primer día de apertura

Un tema manido pero cierto y acertado. Qué bien te sientes cuanto te tratan bien. De hecho, es la mejor baza que tiene el pequeño comercio: la atención al cliente. Comprar online es cómodo pero ojo cuando existe un problema.

Qué mejor que poder dialogar con una persona cara a cara. Que te asesore, que te escuche: en definitiva que te haga sentir especial y te facilite el proceso de compra.

En Pymes y Autónomos|La política de devoluciones de Amazon, otro desafío para el pequeño comercio

Imagen|Fotofobias

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio