Compartir
Publicidad

El mercado laboral y los jóvenes, una pareja mal avenida

El mercado laboral y los jóvenes, una pareja mal avenida
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que el paro entre los jóvenes preocupa a Bruselas, lo sabemos. La Fundación BBVA y un instituto del Consell sostienen que habrá hasta 8,9 millones de nuevos empleos por las jubilaciones y la caída en la cifra de menores de 35 años.

¿La razón? Una cuestión meramente demográfica. Pero para que esto llegue a convertirse en una realidad, dichos estudios también hacen hincapié en que los jóvenes sin estudios no se incorporarán al mercado laboral hasta 2025. Por lo tanto, el mercado laboral y los jóvenes con escasa formación, seguirán formando una pareja mal avenida.

Serán los más cualificados, porque tengan estudios universitarios o FP superior, junto a conocimientos efectivamente adquiridos, los que tengan más opciones.

Se acentuarán de este modo las desigualdades laborales ya observadas en los últimos años, coincidiendo con la crisis. Así se desprende del estudio «La formación y el empleo de los jóvenes españoles. Trayectoria reciente y escenarios futuros», promovido por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), y elaborado por Lorenzo Serrano y Ángel Soler.

El informe deja claro que los jóvenes con estudios como Bachillerato, FP o universitarios, tienen más probabilidad de estar ocupados que los que sólo cuentan con estudios primarios o de Secundaria.

Sin embargo, alerta de que no sólo es una cuestión de años de formación y de un diploma. También cuentan las destrezas y conocimientos adquiridos realmente. La conclusión es muy clara: es importante la formación, más aún la superior, pero también el buen aprovechamiento educativo.

Los conocimientos adquiridos por las personas de entre 16 y 24 años se sitúan 16,2 puntos por debajo de la OCDE. La situación es tal que, según el documento, en bastantes casos sus competencias están muy por debajo de las que deberían poseer por su nivel de estudios.

Eso lleva a que haya mucho de lo que denominan «sobrecualificación aparente»: uno de cada dos jóvenes que, en teoría, están sobrecualificados y ocupan puestos que no requieren estudios superiores tienen un nivel bajo o medio-bajo de competencias, mientras que los que tienen un nivel más alto de conocimientos reales suelen ocupar puestos acordes a su titulación.

En definitiva, la formación es necesaria a lo largo de nuestra vida laboral, pero el aprovechamiento de la misma. Los investigadores creen que sería clave impulsar los estudios de FP y la pronta orientación curricular de los alumnos, junto a una mejora de la calidad del sistema educativo.

Un joven o adulto bien formado es una apuesta segura para una empresa.

En Pymes y Autónomos|Los jóvenes podrán capitalizar el 100% de la prestación por desempleo,Jóvenes millonarios y el riesgo de banalizar el éxito empresarial en Internet

Imagen|Hernán Piñera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio