Publicidad

Convivir con compañeros tóxicos en el trabajo

Convivir con compañeros tóxicos en el trabajo
1 comentario

Publicidad

Publicidad

¿Es posible que muchas bajas laborales estén relacionadas con compañeros de trabajo o jefes que son capaces de provocar estrés en el trabajador?

La ansiedad y la depresión pueden producirse como efecto de la exposición prolongada al estrés, aunque cada persona puede reaccionar de una manera diferente ante las mismas situaciones. La autoestima puede ser la clave para no tener que tomar una decisión drástica como dejar un trabajo o pedir la baja laboral.

Consejos ante personas tóxicas en el trabajo

El nuevo Código Penal introdujo el acoso laboral como delito tipificado. El mobbing, es el acoso laboral continuado, con diferencia de escalas de poder, dado que para que un acoso laboral sea considerado mobbing, tiene que ser ejercido por un mando superior a uno inferior.

Respecto al acoso por parte de un compañero:

Manipulador: personaje que varía de opinión y que utiliza información cierta o no, para atacar al honor del compañero. No perder la calma ante su presencia, mantener las formas y que no perciba que su comportamiento nos influye.

Envidioso: cualquier comentario o aportación le parecerá mal, o tratará de boicotear nuestras iniciativas, por esta razón lo ideal es mantener una actitud firme que debilite sus estrategias. Una vez más, evitar el conflicto.

Desmotivador:todo lo ve negro. Su descontento puede ser contagioso tanto para nuestro ánimo como para nuestra carrera profesional. La idea es alejarse de este tipo de personas siempre y cuando sea posible, si está a nuestro lado y no nos queda otro remedio que compartir un espacio, permanecer impasibles ante sus comentarios es la estrategia.

El falso amigo: su intención es ser nuestro amigo, alguien con quien poder contar en la empresa. Nos regalará el oído para destacar alguna virtud, de vez en cuando se lamentará por algún suceso que le ha ocurrido para inspirar lástima. ¿Su fin? Que estés siempre ahí, le apoyes, sea o no cierto que su salud es mala, o que todo le sale al revés. Nuestra opción será no comprometernos demasiado. Es probable que en momentos donde deba estar a la altura falle, y nos arrastre con su falta de profesionalidad.

Conclusión

El ambiente en el trabajo es uno de los rasgos que más valoran los empleados. Contar con un equipo que se lleve bien, que funcione y que cuando termina la jornada puedan mantener una relación sana es el ideal tanto para la empresa como para el trabajador.

Si no se da el caso, lo mejor es contar con una personalidad bien formada, una autoestima elevada, sentir confianza y seguridad en lo que hacemos, sin que nadie nos altere ni repercuta en la calidad de nuestra labor. No es sencillo pero sí es necesario mantener el equilibrio y jamás caer en la disputa.

En Pymes y Autónomos|La cordialidad es un activo que no pasa de moda,Del compartir los conocimientos

Imagen|Javier Ábalos Álvarez

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir