Compartir
Publicidad

El guapo, el feo y el malo

El guapo, el feo y el malo
0 Comentarios
Publicidad

De manera constante se recibe un flujo de información incesante en el que se alaba las bondades del cloud computing para las empresas. Sin embargo, más allá de esta marea mediática está la realidad empresarial y, en este caso, a pesar de las las luces existen algunas sombras que hay que contemplar.

Eso por lo menos es lo que muestra el estudio realizado por Dynamics Markets en colaboración con Oracle, "La nube para los responsables empresariales: el bueno, el feo y el malo", en el que han participado 1.355 directivos de diferentes unidades como I+D, ventas, comercio electrónico, marketing, CRM, finanzas y RRHH, de empresas con facturación superior a 65 millones de dólares.

El principal obstáculo que afrontan las empresas son las paradas que afectaban al personal provocadas por problemas de integración en la nube. De hecho, los departamentos que ni siquiera utilizan las aplicaciones cloud se han visto también afectados por otros que sí lo hacen.

Una de las cuestiones que más preocupan es la incapacidad para integrar la aplicación cloud con otro software propiedad de la compañía (36%) fue destacado como un problema importante, seguido por la incapacidad para personalizar la aplicación cloud para cubrir necesidades específicas de la empresa (33%).

En definitiva, si bien, para las pequeñas empresas el cloud computing es una herramienta de gran valor,por su flexibilidad y economía, es evidente que estos motivos aunque importantes no son suficientes para decidirse por la nube. Por eso, es necesario reflexionar sobre cuales son las necesidades que la solución software debe cubrir y en caso de no hacerlo si se puede personalizar para lograrlo. Y, por otro lado, plantearse si surgirán incompatibilidades con las aplicaciones que en la actualidad se utilizan pero que no se desean reemplazar.

Imagen | Christopher Carfi En Pymes y Autónomos | Cloud Computing

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio