Trabajar también en fin de semana, más habitual para autónomos y muy por encima de la media europea

Trabajar también en fin de semana, más habitual para autónomos y muy por encima de la media europea
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

A nadie le gusta tener que trabajar en fin de semana. Pero posiblemente hoy muchos lo están haciendo. Especialmente en sectores como comercio, logística u hostelería que en estas fechas pueden tener picos de trabajo importantes. Pero además hay otras veces que se trabaja durante la semana y también en fin de semana, algo más habitual si somos autónomos.

Y según la comparativa con el resto de la Unión Europea, es mucho más habitual en España. En nuestro país, el 28,9% de los trabajadores lo hacen  en fin de semana. Seis puntos por encima de la UE que se sitúa en el 22,1% según los datos de Eurostat.

Solo nos superan en porcentaje Francia, Italia y Grecia. Todos ellos países donde el turismo y la hostelería tienen un peso importante en su actividad económica. Por el contrario, países como Hungría o Polonia no llegan al 10% de trabajadores que también lo hacen el fin de semana.

Los autónomos trabajan el doble los fines de semana que los trabajadores por cuenta ajena

Pero esa cifra, siendo ya alta es mayor todavía si solo se considera a los trabajadores por cuenta propia. Más de la mitad de los autónomos trabajaron en España los fines de semana en 2021 (el 50,6% de los que no tienen empleados y el 52% de los que tienen empleados), mientras que la proporción de los empleados por cuenta ajena asciende a una cuarta parte (24,9%).

Los autónomos trabajan en toda Europa el doble en fin de semana que los asalariados

Es una tendencia que se repite en toda Europa, aunque en porcentajes ligeramente inferiores. Quizás también sea una de las razones por las que ser autónomo no es precisamente algo que resulte atractivo para un sector importante de la población.

Sería una explicación también a la pérdida de inscritos en el RETA, que durante el pasado mes de noviembre pasó a sumar un saldo neto negativo de 100 al día.

Muchas veces son las tareas improductivas, aquellas que no se facturan pero se tienen que realizar en el negocio. Por ejemplo, la ordenación de las facturas, pedidos, albaranes, etc. También la preparación de impuestos, nóminas si tiene empleados a su cargo y otras muchas obligaciones legales necesarias para cualquier negocio.

Esto al final supone más problemas para conciliar vida profesional y personal, algo que precisamente para muchos autónomos es un motivo de peso para dar el paso y trabajar por cuenta propia.

Temas
Inicio