Compartir
Publicidad
Publicidad

Reforma laboral: Si el entorno ha cambiado, todos debemos de cambiar

Reforma laboral: Si el entorno ha cambiado, todos debemos de cambiar
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde 1860, hubo en todo el mundo una tendencia hacia una sociedad compuesta por empleados de grandes organizaciones. Un político francés, Servan-Schreiber dijo en 1965 que en 1990 cuatro quintas partes de la producción mundial estaría en manos de 15 multinacionales que emplearían a cientos de miles de personas en todo el mundo, como ocurre con casi todos los visionarios, se equivocó.

Desde los años 80 las exportaciones americanas se han duplicado, pero más del 80% de ese crecimiento se ha debido a las pymes, esa misma tendencia es la que existe en nuestro país donde el 60% del PIB lo generan las pymes, que además aportan el 80% de la generación de puestos de trabajo. Las características de la estructura económica ha dado un giro de 180 grados, por eso si el entorno ha cambiado, todos debemos de cambiar.

Una de las carencias de la tan comentada reforma del mercado laboral es que no se modifica, bajo ningún aspecto, los términos de la negociación colectiva. Desde mi punto de vista, el Gobierno no ha querido echar más leña al fuego del enfrentamiento con los sindicatos, teniendo en cuenta que aprobar determinadas cláusulas de descuelgue podría ser interpretable como decretar la inutilidad de la negociación colectiva y, por ende, quitar poder, relevancia o representatividad a los sindicatos. Pero, realmente en el entorno actual, ¿tiene cabida el actual sistema de negociación colectiva?

Desde el principio del modelo de empresa, allá por 1860, hasta hace algo más de 20 años, las organizaciones se basaban en el "ordeno y mando". En ese entorno se hizo necesaria la participación de órganos representativos de los trabajadores que velaran por sus intereses y lucharan por unos derechos que, muchas veces, eran pisoteados. Para enfrentarse a las grandes empresas hacía falta que la fuerza sindical llegara a alcanzar un tamaño similar, pero ahora en un entorno mayoritariamente ocupado por pymes y micro-pymes, ¿es lógico seguir con ese modelo?

Desde mi punto de vista, está totalmente fuera de lugar que un convenio colectivo de una actividad cualquiera, iguale las relaciones laborales de empresas de 2 ó 3 trabajadores con empresas de miles de empleados, sobre todo porque las condiciones de trabajo no son iguales. ¿Acaso el trabajo en el Bar Pepe es el mismo que en la Cadena de Hoteles NH?

La utilidad de un convenio colectivo pensado para grandes organizaciones se vuelve poco eficaz en las pequeñas empresas, Lo realmente eficiente sería una negociación de las condiciones de trabajo en función de la empresa y de los acuerdos de ésta con los trabajadores, ¿por qué tenemos que asumir que las relaciones laborales de las empresas son iguales por pertenecer al mismo sector? ¿Tiene ACS, para con sus empleados, el mismo funcionamiento o los mismos problemas que Reformas Sánchez?

La legislación española es tan absurda en algunos aspectos del sistema laboral que ciertas actividades no están contempladas en ningún convenio colectivo y es el empresario es que elige a cuál acogerse. Yo mismo trabajé en una empresa de telecomunicaciones que, al no haber un convenio para este sector, estaba encuadrada en el de siderometarurgia, por supuesto porque las condiciones del mismo eran más beneficiosas para la empresa, pero como ese podría haberse acogido a otro parecido. ¿Es eficaz este sistema? Yo creo que no, el entorno ha cambiado, por eso la negociación colectiva debe de cambiar.

En El Blog Salmón | Reforma del mercado laboral En Pymes y Autónomos | Reforma del mercado laboral Imagen | Galería de Persoal Laboral de CCOO de Galicia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio