Publicidad

Que sobrevivan los negocios más fuertes, ¿dejamos caer a la competencia?

Que sobrevivan los negocios más fuertes, ¿dejamos caer a la competencia?
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Durante esta pandemia provocada por el COVID-19 en algún momento hemos oído hablar de seguir con nuestras rutinas normales como si nada estuviera pasando. Se trata de hacer una especie de selección natural donde sobrevivirán los más fuertes. Todo para salvar la economía. Pero y si trasladamos esta filosofía al mundo empresarial, que sobrevivan los negocios más fuertes, los mejor adaptados, los más eficientes y dejamos caer a la competencia.

Esto sería lo que en realidad ocurriría aunque no se tomaran medidas en nuestro país. Porque por mucho que se hubiese seguido la estrategia de Brasil, que es el más agresivo en este sentido, no dejaríamos de tener un desierto turístico, con un nivel de contagio alto donde además nadie querría elegirnos como su destino de descanso.

Esto implicaría un alto nivel de desempleo, una recesión económica y un menor nivel de ingresos para la mayoría de las compañías. A esto hay que sumar que al no existir restricciones para los ciudadanos, tampoco se podría reclamar ayudas para mantener las empresas. Solo los que tengan un modelo de negocio más eficiente. El resto habría que dejarlas caer.

El empresario despediría pronto y cerraría para tratar de no hundirse con sus deudas como la orquesta del Titanic. Y a esperar un momento económico mejor para montar otro proyecto con ese dinero. La recesión sería mucho más profunda que la que podemos esperar con el escenario actual, donde hasta los más pesimistas ven mejoras importantes de cara al año que viene.

Y los negocios con más músculo económico o que estén en un sector menos castigado por esta crisis podrían consolidarse y ganar clientes con la caída de la competencia. Porque no todos van a aguantar con ayudas y mucho menos lo harían sin ellas. Y aquí da igual que seamos una empresa de 200 empleados o un autónomo.

Ahora la cuestión no es volver a llevar una vida normal, poder salir sin restricciones, trabajar y disfrutar de nuestro tiempo libre, sino cuándo podremos hacerlo de forma segura, sin que tengamos que volver a pasar por un repunte que a corto plazo daría al traste con la esperanza de tener al menos un verano con la llegada de algunos turistas extranjeros que alivien un poco la situación para muchas empresas del sector.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios