Publicidad

Plan Nacional de Impulso del Trabajo Autónomo a la vista para cambiar la tendencia en afiliación

Plan Nacional de Impulso del Trabajo Autónomo a la vista para cambiar la tendencia en afiliación
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El Gobierno que salga de las urnas del 10 de noviembre tiene entre otros retos por delante dar respuesta a las demandas del colectivo de autónomos. Son más de 3,2 millones de afiliados y representan un 16,90% de los afiliados. La Ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, tiene un Plan Nacional de Impulso del Trabajo Autónomo previsto para afrontar los retos de los autónomos en los próximos años.

Y los objetivos los fija en la respuestas a una economía baja en carbono, o dicho de otra manera, adiós al diésel a medio plazo, la digitalización económica, robotización y la introducción de inteligencia artificial, que harán que muchos puestos de trabajo simplemente desaparezcan. Y los autónomos tendrán que luchar además con todo lo demás de su día a día.

Porque cuando hablamos de digitalización no me gustaría que se estuviera planteando un mayor control de los autónomos y pequeñas empresas familiares, que es lo que parece. La experiencia del Ticket BAI del País Vasco puede ser un test para ver por donde va el sector en la próxima década.

Si de lo que hablamos es de robotización, es muy complicado que un autónomo pueda realizar inversiones altas para que esto juegue a su favor. El problema lo tendremos cuando veamos que puestos de trabajo desaparecen por el uso de estos autómatas, aunque creo que afectará más a los empleados por cuenta ajena, ya que su trabajo es más constante todo el año y ahí la inversión en un robot que los sustituya es más rentable. Lo mismo podríamos decir en el caso de la inteligencia artificial.

No tengo claro si un plan que apueste por estos objetivos ayudaría o no a los autónomos. Se que hay cosas importantes por resolver, empezando por una cotización más justa, pero también por aceptar que las deducciones de gastos afectos a la actividad económica se tienen que reconocer en todos los casos.

Lo que no puede ser es que un autónomos tenga la obligación de ir pasando las facturas cada dos días, pero determinados gastos no se los pueda deducir por un criterio demasiado exigente de la Agencia Tributaria. Hablamos de dietas, pero también de suministros de los autónomos que trabajan en casa o del uso del coche particular para desplazarse a ver a clientes. Si existe un mayor control, no veo donde está el problema.

Y a la vez las prestaciones también se tienen que facilitar. No puede ser que la Ministra se sienta orgullosa de que los autónomos tengan una cobertura plena, pero luego la mayoría de las peticiones del cese de actividad se rechacen. No basta con promulgar una ley, luego hay que tomar medias para que se cumpla y sea efectiva, de otra manera no es más que un fraude para los autónomos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir