Compartir
Publicidad

¿De qué sirve que llegue dinero a la economía financiera si no se canaliza a las empresas?

¿De qué sirve que llegue dinero a la economía financiera si no se canaliza a las empresas?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las últimas palabras de Emilio Botín no han dejado indiferente a nadie. El banquero más conocido de España, máximo accionista del Banco Santander, ha asegurado que nos encontramos ante un momento fantástico puesto que está comenzando a llegar dinero de todas partes. En cierto modo, Emilio Botín tiene razón, ya que tanto la cotización de su banco en bolsa como del propio IBEX 35 están atravesando un momento dulce y España se está convirtiendo en un receptor de flujos de capital desde el exterior.

Sin embargo, el hábito no hace a la monja, y lo que es una buena noticia para la macroeconomía no se está traduciendo a nivel microeconómico. Los capitales provenientes del exterior no se están canalizando, de momento, hacia la economía real, haciendo que estos capitales circulen por la economía financiera. Cada vez es mayor el gap entre economía real y financiera, y quien más lo están sufriendo son las pymes.

Y es que de nada sirve acometer medidas monetarias expansivas si no existe una solución a nivel de empresas y familias. El ejemplo más paradigmático es el de Japón, que lleva metido en una crisis económica desde hace más de 20 años y sin solución a la vista. Ni el aumento en el doble de su masa monetaria ha servido para solucionar sus desequilibrios más importantes. Eso sí, el dinero ha fluido dentro de la economía financiera, situando a su índice bursátil más importante, el Nikkei, en máximos históricos en el mes de Abril.

En España, el dinero tampoco está fluyendo hacia la economía real. Los préstamos a hogares y empresas no financieras descendieron un 4,5% y un 20%, respectivamente, en relación con el año anterior. Es decir, se está dando un fenómeno no deseado: el dinero se queda en los circuitos financieros, mientras la economía real sigue resintiéndose.

La mala situación de los países emergentes, unido al conato de recuperación que estamos viviendo en la Unión Europea, está atrayendo los capitales privados hacia nuestra zona, y en gran medida, hacia nuestro país. Sin embargo, la economía financiera proporciona mucha mayor rentabilidad que la economía real, además de una mayor seguridad y, por este motivo, los capitales siguen sin llegar a las empresas.

De nada servirá que entren muchos capitales en España mientras no se reestablezca la confianza. Y eso no lo logra ninguna medida macroeconómica, sino el saneamiento de nuestra economía en su conjunto.

En Pymes y Autónomos | El acceso a la financiación de los emprendedores sigue siendo muy complicado Imagen | epSos.de

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio