Hacia una política de precios siempre variables en función de la oferta y la demanda

Hacia una política de precios siempre variables en función de la oferta y la demanda
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hay sectores muy dinámicos como las ventas por internet donde la variación de precios de un mismo producto oscila de forma constante. Es una forma que tienen las empresas de responder a las ofertas de su competencia, con las que están siempre vigilantes y que procuran igualar. Pero no se trata solo del comercio online, sino que es una tendencia al alza y vamos hacia una política de precios siempre variables en función de la oferta y la demanda en muchos sectores.

Es algo que siempre ha existido. Por ejemplo en restauración, donde los precios no son los mismos para tomar una cerveza en un bar de copas a una hora de baja ocupación que en el momento de máximo aforo. Lo mismo ocurre con la temporadas vacacionales y lo relacionado con el turismo, que suelen ser más caras allí cuando hay más demanda, julio y agosto en verano, puentes y vacaciones de navidad, etc.

Pero esta tendencia, que en cierto modo ya existía aunque no estuviera tan regulada, se impone para realizar determinados trabajos entre los profesionales. Antes cuando era un momento de picos de trabajo y alguien hacía un encargo, el profesional de turno para quitárselo de encima se descolgaba con un presupuesto disparatado... Y a veces incluso se lo aceptaban.

La cuestión es que en muchos casos ya se empiezan a ver diferentes tarifas según la hora del día o la época del año. Pero también en función de los plazos de entrega del producto o servicio. ¿Lo quieres para dentro de dos días y me obligas a reestructurar toda la planificación de la semana? Recargo del 30% sobre la tarifa estándar.

Las urgencias, la rapidez, pasar por delante de otros clientes que han planificado mejor sus necesidades tiene un precio. Y se tiene que pagar. En muchas ocasiones se realiza este tipo de trato preferencial a los clientes VIP, pero hay otros clientes que lo quieren igual o se van a la competencia. El problema es que esa amenaza en muchas ocasiones sabes que no se va a cumplir, porque la competencia también tiene ese mismo pico de trabajo.

Este tipo de soluciones se irán consolidando más y más a medida que culturalmente sean aceptadas. Ahora puede chocar en determinados sectores. Sin embargo, asumimos con naturalidad que si tenemos que llamar a un cerrajero de guardia, por ejemplo, la tarifa no va a ser la misma que un día de diario. ¿Y vosotros tenéis tarifas variables en función de los picos de trabajo en vuestros negocios?

Imagen | Artem Beliaikin en Pexels

Temas
Inicio