Compartir
Publicidad
Publicidad

Errores que cometen las marcas al confiar en los influencers

Errores que cometen las marcas al confiar en los influencers
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días hablaba con una persona sobre los influencers. Le llamaba la atención un detalle, el hecho de que algunas marcas confiaran sus productos y difusión a personas que cometían muchas faltas de ortografía (entre otras cuestiones)

Hay que buscar prescriptores con criterio, no sólo con seguidores. El perfil ha de coincidir con una estrategia previa donde quede reflejada la idea que persigue la marca para conectar con sus consumidores. ¿Ese influencer es la persona adecuada para nuestro producto?

En busca del influencer adecuado

Una vez tengamos clara la estrategia, es hora de buscar a los influencers con los que vamos a trabajar. Encontrar a la persona adecuada no es sencillo y como ya hemos adelantado no se trata sólo de contratar a aquellos que más seguidores tienen. Eso es un error.

Dedicaremos un tiempo a realizar una búsqueda e intentar conocer a la persona. Hacer una lista de todos los influencers con los que nos gustaría trabajar es un primer paso. Una investigación previa es garantía de no fracasar.

¿Es el que buscamos?

De acuerdo, hemos encontrado unos cuantos perfiles que se pueden ajustar a nuestra búsqueda, ahora hemos de fijarnos en estos puntos:

  • Contenido de calidad: ¿Cuida sus textos? ¿Emplea información relevante para nuestro sector? ¿Las fotografías son de calidad? ¿Comete faltas de ortografía que harán huir despavoridos a los lectores y posibles clientes?

  • Trabaja para la competencia: ¿Somos el único admirador o en su blog habla de nuestra competencia directa y en las redes sociales de nosotros? ¿Nos conviene despistar a nuestros clientes?

  • ¿Cómo anda de personalidad?: Imaginemos que la gente lo va a relacionar con nuestra marca. ¿Qué tipo de conversaciones generan sus contenidos en las redes sociales? ¿Nuestros clientes se identificarían con esa persona?

No invitar al SPAM

Ya lo tenemos, apostamos por un influencer que cuenta con seguidores, a los que les interesa lo que publica y se ajustan a nuestro público objetivo, cuida el contenido, se expresa bien, se ha ganado una buena reputación entre sus fans.

Llegó la hora de trabajar juntos. Es el momento de dejar claras unas pautas de trabajo, pero dejando espacio para la creatividad, que no parezca que intentamos invadir su espacio de spam.

Eso no sólo es una pésima estrategia sino que invita a los lectores a salir corriendo. Hay que dejar espacio para la creatividad al influencer, para que el hablar de nuestro producto no suene forzado y genere rechazo.

¿Mides el resultado de esta experiencia?

Ha llegado el momento de comprobar si esta fusión funciona. Qué impacto está obteniendo nuestra campaña desde que el influencer forma parte de nuestra estrategia de marketing.

Mediremos:

  • Número de likes

  • Número de comentarios

  • Número de menciones

  • Número de veces que se ha compartido su contenido

  • Reproducciones de vídeos

  • Estar atentos a las conversaciones generadas alrededor de nuestra marca

A modo de conclusión, los influencers ya forman parte de la estrategia de marketing de muchas empresas. Son los nuevos suscriptores, algunos son anónimos, otros famosos, pero hay que saber elegir el ideal para nuestro producto o servicio. El cliente es exigente y listo, no sólo quiere ver una cara conocida, sino alguien que le genere confianza: con diez, veinte o mil seguidores.

En Pymes y Autónomos|La reputación online de la empresa, así funciona el boca a boca en Internet,Al influencer anónimo hay que cuidarlo

Imagen|Edgar Soto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio