Compartir
Publicidad

Recursos inhumanos, o cómo no valorar al personal que mueve tu empresa

Recursos inhumanos, o cómo no valorar al personal que mueve tu empresa
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre que hablamos de valorar los activos de las empresas en la mayoría de los casos se cuantifica que valor de locales donde se ubican, máquinaria que poseen, mercancías en el almacén, etc. y en casi ninguna ocasión se incluyen en esta contabilidad los recursos humanos, como uno de nuestros activos más valiosos. Será por eso que en muchos casos el departamento de personal bién se podría llamar recursos inhumanos, cuando no se valora al personal que hacer crecer nuestra empresa.

En general creo que se cuida poco a los empleados de las empresas. Tenemos servicios de mantenimiento para máquinas, planes de contingencia o de continuidad del negocio ante cualquier eventualidad, pero si se pone enfermo el empleado X, puede que todo esto no sirva para nada. Se valora más un horno que un cocinero que lo hace funcionar. Y luego nos sorprendemos que si alguien cambia de trabajo acabemos por perder clientes.

Porque esta es otra de las cuestiones, no será la primera vez ni la última que la marcha de un comercial de la empresa a otra donde tendrá mejores condiciones o se siente más valorado significa pérdida de clientes. Lo mismo podría decirse del camarero de un local que ya conoce todos los gustos de los clientes o el administrativo que atendía en tu empresa, en el que tus clientes depositaban su confianza por una relación forjada a base de buen trabajo y tiempo.

Porque además un cambio de personal no es un cambio de cromos, no es tan sencillo. Implica que tenemos que encontrar a otro candidato para el puesto. Tiene que pasar por un periodo de formación durante el cual no tendrá el mismo rendimiento, a la vez tiene que conocer la organizacion a nivel interno y alinearse con la estrategia de negocio. Todo esto significa dinero que perdemos en el cambio. Y esto si funciona bien, que muchas veces la persona elegida no cumple las espectativas y hay que volver a iniciar todo el proceso.

Quizá si en los balances económicos de las empresas además de los costes de laboral se incluyeran los beneficios imputables al personal, otro gallo cantaría. Muchas veces no nos damos cuenta y podemos evitar sufrir el desgaste de la rotación continua de personal, simplemente cuidando y valorando lo que ya tenemos. Aquí si que no vale el "si funciona no lo toques" y habría que cambiarlo por un "si funciona, cuídalo y no lo pierdas".

Y lo peor de todo es que ocurre en todos los ámbitos, desde hostelería hasta la empresa de desarrollo que tiene a un programador mal pagado y peor considerado, pero del que acaba por depender la mayor parte de los trabajos solicitados por los clientes. No porque haya más oferta de trabajadores disponibles tenemos que pensar que el cambio es bueno para nuestra empresa.

En Pymes y Autónomos | Errores al reclutar personal

Imagen | Pexels

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio