Compartir
Publicidad

Modulando los módulos de los transportistas

Modulando los módulos de los transportistas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay que olvidarse de los aforismos financieros de origen anglosajón. La vieja sabiduria del castellano encierra auténticas perlas de conocimiento en materia de los asuntos del dinero. Hoy nos podemos fijar en aquella que decía que él que parte y reparte se lleva la mejor parte. Todo ello en relación con los módulos fiscales. Según denuncian ATA y Fenadismer la Agencia Tributaria ha desatado una campaña en el sector del transporte que busca, con un simple cambio de epígrafe, disparar sus ingresos. No sabe nada el que parte y reparte. Cito textualmente:

La Agencia Tributaria ha iniciado una campaña en la que, vía telefónica, comunica a numerosos trabajadores por cuenta propia que se dedican al “transporte por carretera” con vehículo ligero (epígrafe 722) que deben encuadrarse ahora dentro del grupo de quienes prestan “servicios de mensajería, recadería y reparto” (epígrafe 849.5). Este trasvase, que no se corresponde a ninguna “motivación objetiva”, según las federaciones del sector, duplica el pago del IVA a los afectados.

En relación con lo expuesto, y reconociendo no haber profundizado en el tema, a primera vista advierto las siguientes derivadas:

  • ¿Por teléfono? Entiendo que lo que busca la AEAT es propiciar un cambio voluntario por parte de estos transportistas. En todo caso, este tipo de comunicaciones orales me parecen un poco fuera de lugar. Lo mínimo que se merece el administrado es una comunicación por escrito, que le sirva de prueba para demostrar un comportamiento, unas actuaciones de la AEAT. Que se mojen.

  • Evidentemente recomiendo a todo el mundo que consulte con su asesor fiscal, y que no mueva un papel sin su visto bueno.

  • Se habla del IVA, pero no del IRPF. Habría que estudiar cual es su impacto en este impuesto. En todo caso lo más peligroso es que este tipo de autoconfesiones fiscales pueden llevar al contribuyente a tener problemas con la tarjeta de transporte, que parece vinculada al epígrafe barato que Hacienda se quiere pulir en buena medida. Si ya lo de la Tarjeta de transporte, desde un punto de vista de la libre de competencia, tiene escaso sentido, el que dependa de este tipo de tejemanejes demuestra una vez más que debiera ser algo a extinguir.

  • Y para acabar, a mi juicio lo más importante. El sistema fiscal por módulos es un foco de corruptelas. Así de claro. Se presta a ello y a cosas peores. Es posible que tuviese sentido en su origen, hace décadas, donde una Hacienda muy limitada necesitaba asegurarse unos ingresos si o si, y donde los pequeños empresarios no contaban con la formación y recursos para pasar de la prehistoria en materia de gestión a llevar una mínima contabilidad con cierta sofisticación. Pero hoy por hoy su mantenimiento distorsiona el sistema en el mejor de los casos. Y en el peor prefiero no hablar. Por tanto, debe ser suprimido.

Vía|Expansión Más información|Fenadismer En Pymes y autónomos|Las empresas en módulos ¿tienen obligación de presentar el modelo 347? Imagen|erix!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio