Compartir
Publicidad

Estrategia: negocios en hibernación

Estrategia: negocios en hibernación
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tiempos económicos difíciles exigen decisiones de largo alcance, profundo calado y dolorosas. Las organizaciones se enfocan en cerrar apresuradamente unidades de negocio aparentemente no rentables o subsidiarias y perder valiosas relaciones comerciales a largo plazo.

No todas las empresas pueden sobrevivir en tiempos difíciles como los que han azotado el mundo últimamente. No es porque no se trabajó lo suficiente o que no tienen una gran idea - a veces, las circunstancias obligan a cerrar tu negocio actual ya sea temporal o permanentemente. Y sin embargo, hay alternativas reales a un paso tan drástico y dramático.

Comentando con un empresario su estrategia o el viraje estratégico al que se ha visto obligado por las circunstancias a reenfocar su empresa, una de las soluciones, tal y como hacían los romanos esperando en los campamentos de invierno a que llegara mejor tiempo, que ha elegido es reducir al mínimo la actividad de su negocio, prescindir de todo el personal posible, minimizar el consumo y el gasto hasta cotas próximas a la inanición empresarial y esperar a que la situación económica mejore y reanudar sin pérdida de tiempo la actividad ante la caída de competencia y la perspectiva de un nuevo brío o una estabilidad económica.

Hibernación empresarial

Si se ha llegado aquí con la tarea bien plantada y unas sólidas bases, aguantar el "chaparrón" puede ser una vía, sin embargo surgen preguntas que conviene plantear y disipar.

¿Cuánto tiempo estará la empresa en "en espera"? En un mercado como el nuestro, muy dados al comentario y a la rumorología ese retiro puede servir de argumento para dar por enterrada a la empresa. Si el plazo es de carácter indefinido, hay que decidir lo que se está dispuesto a comunicar, a quién y qué consecuencias puede tener.

¿Qué significa "en espera" para tu negocio? Se cesan todas las operaciones durante un período de tiempo...o vamos a ser capaces de cumplir con algunos servicios o peticiones, qué va a pasar con los clientes o potenciales contactos que nos soliciten un presupuesto, tenemos que ser disciplinados y establecer una dinámica de trabajo en el caso de que queramos atenderles o derivarles a otra empresa.

¿Cuánto tiempo se puede mantener esa situación? Definir un plan económico (burn rate) al que ajustarse y ser lo más estricto posible asegurará el largo plazo de la empresa y sobre todo determinar cuando se tomará la decisión final de reiniciar o dar por terminada la actividad.

¿Cuál es tu plan de regreso? Aunque no esté necesariamente unido a la generación de ingresos, cómo vas a presentarte una vez que regreses a tu negocio, cómo vas a llevar las cosas desde ese momento. ¿Vas a volver poco a poco o de una vez? ¿A quién vas a contactar para hacerles saber que están de vuelta? ¿Qué tipo de oferta puede generar negocio más rápido?

Quizá durante ese periodo haya que hacer tareas que no formen parte de tu actividad ideal o al menos específica pero es una manera de que cuando llegue el buen tiempo y la tempestad amaine puedas tener a todas las huestes y los efectivos preparados para la batalla.

En Pymes y Autónomos | ¿Está nuestra empresa preparada para abordar situaciones de crisis? Imagen | Manel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio