Compartir
Publicidad

Antes de lanzar una empresa, no se tire a la piscina: Lean Start-Up

Antes de lanzar una empresa, no se tire a la piscina: Lean Start-Up
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Tiene una idea brillante para un negocio? seguro que hoy se ha levantado con fuerzas y ganas de poner en marcha la idea del millón de euros. Incluso si usted está convencido de que es un ganador quizá sea conveniente que considere la adopción de medidas para validarlo antes de tirarse a la piscina, es posible que no esté con agua. Si aplicamos una metodología sencilla, lógica y coherente, llena de sentido común, es posible que sus suposiciones puedan evitarle hacer que pierda dinero y la ilusión.

Un emprendedor lo primero que hace es enamorarse de su concepto, pero luego tiene que evolucionar, superar eso y enamorarse de su cliente y entender lo que le motiva. Es clave observar lo que los potenciales clientes están haciendo y luego construir su producto alrededor de ellos con una necesidad clara a satisfacer.

La metodología Lean (que a priori suena laboriosa y muy "ingenieril") se centra básicamente en testar de manera sencilla nuestro producto y servicio sin incurrir en grandes costes. Hay maneras simples de poner a prueba una idea/negocio sin invertir fortunas y gastar mucho. Un buen comienzo puede ser la de acercarse a la gente de pie en un lugar público, como un supermercado o una cafetería, preguntarles si tienen una necesidad de su producto o servicio, y accesoriamente saber qué pagarían por ello y cuánto.

Si no estás dispuesto a abordar a un extraño y preguntarle a lo que te quieres dedicar es posible que no preparado para el reto de iniciar un negocio desde cero.

Otra técnica es la de acercarse a potenciales clientes a través del correo electrónico. Un gran volumen de respuestas positivas podría ayudar a mostrar los posibles inversores de que su idea merece la financiación que está buscando. Enviar correos electrónicos a los clientes objetivo es la mejor manera de conseguir retroalimentación, incluso hacer una encuesta online con herramientas que nos evalúen los resultados y arrojen relaciones entre conceptos. Es posible que si su idea es buena y soluciona un problema real, consiga de esas consultas inversores dispuestos a ofrecer su dinero a contribuir en los gastos de desarrollo...poco realista, pero probable.

Cada vez soy más partidario de un kickstart, un sitio web sencillo, de una sola página con una breve descripción del producto/servicio y un vídeo bajo costo que describe los principales argumentos y ventajas y monitorizar el resultado. Invitar a que nos pongan a prueba. Quizá con el feedback tengamos claro que una inversión hubiera sido una idea horrorosa y nos hemos evitado la pérdida y el fracaso de una idea que por la mañana al levantarnos nos parecía excepcional.

Todo se reduce a pisar el terreno y validar su idea con los clientes potenciales, no es complejo ni caro, quizá algo laborioso.

En Pymes y Autónomos | Errores a evitar cuando eres emprendedor primerizo Imagen | Thomas Leuthard

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio