Publicidad

Razones para subir el SMI y para incluso bajarlo, así están enfrentados patronal y sindicatos
Actualidad

Razones para subir el SMI y para incluso bajarlo, así están enfrentados patronal y sindicatos

HOY SE HABLA DE

En la próxima semana se fijará el SMI para el próximo 2021. Y lo cierto es que no hay acuerdo entre los agentes sociales. Todos tienen parte de razón en sus argumentos y tenemos razones para subir el SMI y para incluso bajarlo. Las posturas de patronal y sindicatos se encuentran enfrentadas. También hay división dentro del propio Gobierno.

Además de la crisis económica en la que estamos inmersos hay que conocer un par de datos para poner todo en contexto. El primero de ellos es que el salario mínimo ha subido un 29% en los últimos dos años. Bien es cierto que llevaba tiempo sin que se mejorara de forma significativa. El segundo es que el IPC de 2020 se sitúa en el -0,8 a mes de noviembre, por lo que aunque no se suba y se mantenga igual, los trabajadores no sufrirían una pérdida de poder adquisitivo.

Razones para subir el salario mínimo

El principal problema es que dicho SMI es muy bajo en España. Y esto provoca que existan un 13% de trabajadores pobres y seguirán en aumento en los próximos años. Tanto representantes de empresas como de trabajadores están de acuerdo en que debería situarse en torno al 60% del salario medio. Pero donde no hay acuerdo es en los tiempos para alcanzar dicho objetivo.

Por otro lado si no se sube el SMI, España sería el único país de la UE que no lo haría. Bien es cierto que en algunos países no funciona exactamente igual que en España, y va por sectores, o que en otros simplemente es algo que no existe.

Sin crecimiento económico es difícil sostener la subida del SMI

¿Es un compromiso de legislatura? Pues aquí hay discrepancias según a quién del Gobierno se pregunte. Es cierto que alcanzar el 60% del salario medio estaba en el acuerdo, pero también lo es que se supeditaba a un crecimiento económico sostenido. Y este año realmente no de da dicha condición.

Sin embargo las proyecciones si marcan un alza de la economía en los próximos años, aunque tardaremos en recuperar el PIB de 2019. Esto afecta también a los salarios que tienden a moderarse. La media de subida en 2020 se sitúa en el 1,8%, pero por ejemplo las subidas de salarios de funcionarios o pensiones se sitúan en el 0,9%. No tocar el SMI sería aumentar la brecha para años venideros.

Razones para no subir el SMI

Las empresas no pueden asumir en cuatro años, más con una economía en recesión, poner el SMI al 60% del salario medio. Esto supone un aumento de los costes salariales que ahora mismo ven inasumible. El problema es que el año pasado, con la economía creciendo utilizaron idéntico argumento.

¿De verdad aumentan tanto los costes salariales? Pues lo cierto es que con la subida aplicada el año pasado cada empresario pagaba 262 euros más anualmente por cada trabajador que percibía el SMI. Si tenemos en cuenta que este año subirá en menor porcentaje no parece una cifra desorbitada, aunque para una empresa con 50 empleados serían más de 13.000 euros anuales.

Esto supondría llegar a los 1200 euros, una cifra con la que a muchos empresarios no les salen las cuentas. Y esto se traduce fundamentalmente con una menor contratación. ¿En qué magnitud afecta al empleo? Mientras algunos economistas consideraban que en 2019 se podrían haber creado 45.000 empleos más en términos netos sin la subida del SMI. Sin embargo el Ministerio de Trabajo rebaja mucho más dicha cifra.

También tiene efecto sobre la economía sumergida en determinados sectores. Un ejemplo son los empleados de hogar o los temporeros en el campo. Y esto repercute directamente en la financiación de la Seguridad Social.

¿Qué va a ocurrir finalmente?

Pues lo cierto es que no está nada claro. Podría parecer que si se mantiene sin subida este año se está haciendo un guiño a la empresa. Pero también es un arma de doble filo, porque con las predicciones económicas de mejora tendrían muy difícil oponerse a una subida más fuerte para 2022.

Que se suba de forma testimonial, un porcentaje muy pequeño sin llegar a alcanzar los 1.000 euros. Sería en mi opinión la peor opción. Porque la empresa habría hecho un esfuerzo asumiendo más coste salarial, pero a la vez a final de mes el empleado no vería una mejora significativa en su nómina que permitiera revitalizar consumo interno.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio