Compartir
Publicidad
Publicidad

Oasis en el desierto

Oasis en el desierto
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La crisis actual tiene además un rasgo diferencial, la restricción del crédito. Sin liquidez no hay sector que sobreviva, muchas pequeñas empresas, comercios o autónomos han conseguido sobrevivir gracias a lo que en el mundo anglosajón se conoce como las tres efes: family, friends, fools (familia, amigos e incautos).

Esta red de seguridad ha sustituido a los bancos a la hora de proporcionar el dinero mínimo para abrir el negocio un día más. En el contexto actual es evidente que hay muchas más penurias que alegrías, pero hay ciertos negocios que están resistiendo mejor que otros a la crisis. Son casos que se han beneficiado de cambios en los hábitos de consumo de los ciudadanos, o bien que aportan innovación y valor añadido, o que han sabido aprovechar nuevos nichos propiciados por la Administración, se trata, en definitiva, de oasis en el desierto de la gran recesión.

El informe GEM publicado por IE Business School afirma que la actividad emprendedora cayó un 27,1% en España en 2009, el cierre de negocios y empresas aumentó un 53,8% respecto a 2008, lo que se traduce en el abandono de más de 400.000 iniciativas empresariales.

En anteriores crisis el número de trabajadores autónomos solía aumentar, el desempleo forzaba a mucha gente a probar suerte por su cuenta, el auto-empleo se convertía en el refugio de aquellos que no encontraban trabajo por cuenta ajena, pero durante la crisis actual esta tendencia no se ha producido. La restricción al acceso al crédito ha abortado muchos proyectos y el saldo neto de autónomos (altas menos bajas) en los últimos dos años arroja una caída de 276.000 personas.

Ignacio de la Vega, director del Centro Internacional de Gestión Emprendedora y presidente del GEM Mundial, afirma que la caída del número de emprendedores es una mala noticia y es el resultado de un contexto macroeconómico excepcionalmente negativo, sin embargo, afirma que existen también datos para el optimismo. Entre estos destaca el aumento de la detección de oportunidades de inversión o el desarrollo de modelos de negocio innovadores en industrias de elevado potencial.

De la Vega afirma que "aunque el porcentaje aún es pequeño, hay empresas que esperan lograr en poco tiempo desde su puesta en marcha un alto crecimiento de ingresos, empleo y diversificación geográfica". El estudio del IE afirma que entre los negocios más boyantes se encuentran las industrias ligadas a las ciencias de la salud, el ocio doméstico ("que sigue siendo un refugio del consumo"), empresas tecnológicas como las especializadas en el desarrollo de programas informáticos y redes sociales, o compañías especializadas en biotecnología.

El pequeño comercio en España aglutina a 650.000 establecimientos y es el primer generador de empleo de nuestro país, con tres millones de trabajadores. Desde que estalló la crisis, cada día se cierran de media 100 tiendas. En total ya han desaparecido 40.000 negocios. "Estábamos sobredotados de infraestructuras comerciales y se ha producido un ajuste, han desaparecido los establecimientos más ineficientes, al resto, la recesión les ha hecho más fuertes", opina Miguel Ángel Fraile, presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC). En su opinión, los momentos de turbulencias "aumentan el ingenio de los comerciantes y se mejora la productividad".

Las tiendas de alimentación están sorteando los baches mejor que otras, dentro del pequeño comercio, "la gente sale menos a comer fuera y aumentan las compras en el mercado, especialmente en las tiendas de alimentos preparados que usan buenas materias primas", argumenta el presidente de la CEC.

Otro negocio que resiste es el de las tiendas de electrónica. "Los aparatos son cada vez más complejos y exigen un buen servicio posventa. Los pequeños comercios ofrecen mejor precio y servicio personalizado". En el negocio de la moda se ha producido un cambio sociológico. "Adquirimos prendas unas 20 veces al año. Es una situación que beneficia no sólo a las grandes cadenas como Zara o H&M sino también a las cadenas o franquicias multimarca", concluye Fraile.

"La situación en la que nos encontramos es catastrófica, sin precedentes", dice Sebastián Reyna, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), pero a pesar de las cifras, incluso dentro del mundo de los autónomos hay excepciones. "El sector de la hostelería está resistiendo medianamente bien, especialmente destacable es el caso de los establecimientos de ocio rural, que se han beneficiado de que los turistas españoles salgan menos al extranjero", según Reyna.

Otro sector donde se ha abierto una oportunidad de negocio es el financiero, el malestar de aquellos clientes que se sienten decepcionados con sus entidades de toda la vida beneficia a unos recién llegados como son los Asesores Financieros Independientes (EAFIS). Esta figura, de larga tradición en otros países, ha sido incorporada a nuestra legislación recientemente.

A pesar de su corta historia, la CNMV ya ha aprobado 26 EAFIS, prueba de la potencial demanda de sus servicios. Uno de los obstáculos que deberán sortear estos profesionales es la falta de cultura de los inversores españoles de pagar por el asesoramiento financiero. "El cliente lo que no quiere es pagar por algo que no lo vale. Hasta ahora el asesoramiento era gratis porque no valía nada", asegura un empresario del sector.

Las crisis son épocas negras para la mayoría pero una oportunidad de negocio para el que puede encontrar una idea innovadora. El problema de esta crisis es que además es difícil encontrar el apoyo necesario para sacarla adelante, es alentador que, por lo menos en algunos casos, hay quién todavía pueda sacr provecho de una situación como esta y sea capaz de alcanzar el éxito.

Vía | El Pais En Pymes y Autónomos | Ideas de negocio ¿a qué te vas a dedicar? Imagen | kanjiroushi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos